MENU

  • LEITORES
  • segunda-feira, 9 de abril de 2018

    Los adolescentes que "se casan" o se embarazan precozmente Jorge Hessen

    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes 
    Madri/Espanha
    Ejerciendo más temprano la práctica sexual y estando más susceptibles en las influencias de los adultos, los jóvenes son víctimas de las inducciones psicológicas de la sociedad. Datos del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) de 2010, los últimos disponibles, indican que 877 mil mujeres que tienen entre 20 y 24 años se “casaron” cuando tenían hasta 15.
    Según un estudio realizado por el Instituto Promundo entre 2013 y 2015, Maranhão y Pará son los Estados con mayor prevalencia de "uniones" precoces. El levantamiento muestra que las niñas se casan y tienen el primer hijo, en promedio, a los 15 años. La investigación atribuye el "matrimonio" infantil a tres causas principales.
    La primera es vulnerabilidad de las comunidades, caracterizada por bajos niveles de escolaridad e infraestructura, y débil presencia del Estado. En segundo lugar, las adolescentes quieren salir de la casa de los padres porque desean comenzar a salir y, por eso, ven en el "matrimonio" una forma de fuga de las prohibiciones de los padres. La tercera causa es la fragilidad de las estructuras familiares, que lleva a las niñas a buscar estabilidad y seguridad fuera de casa.
    El anhelo por la libertad, la desestructura familiar y la vulnerabilidad de las comunidades también afectan a los grandes centros urbanos, especialmente a la periferia de las ciudades. Es el retrato de un Brasil sacudido por una violenta crisis ética, alimentada por la petulancia y cinismo presentes en algunos jueces del ineficaz STF (nuestra suprema corte de justicia) y de la deshonestidad de políticos que deberían dar ejemplo de integridad moral y honradez.
    La responsabilidad también puede ser compartida con el pueblo, con los gobernantes, con los formadores de opinión y padres de familia, que, en un ejercicio de anti-ciudadanía, aceptan que una nación además de corrupta aún sea definida en el exterior como el perchero del sexo fácil, barato, desechable. Es triste, por no decir trágico, ver que Brasil es citado como un paraíso cultural de promiscuidad, corrupción, un oasis excitante para los turistas que quieren satisfacer sus taras y fantasías sexuales con niños y adolescentes coterráneos.
    La juventud está atónita, sin cimientos morales intensos, ofuscados, con influencias extremadamente sensualistas. En las crónicas históricas, jamás un joven tuvo contacto tan abierto con mensajes erotizantes, como en los días actuales, gracias a Internet. Este trágico cuadro moral nos remite a la filosofía del placer que impulsa la reconducción del adolescente a la era de las cavernas, haciéndole sumergirse en los subterráneos de las orgías y, ahí, entregándose a la fuga de la conciencia y del raciocinio, por la búsqueda del deleite alucinado por el placer el placer inmediato del sexo.
    En el Sudeste brasileño hay casos en que niñas de 10 a 12 años, frecuentadoras de los típicos bailes (funk y análogos) se embarazan. En el Nordeste hay diversos casos de alucinamiento de menores, muchas veces abusados por los propios padres. Cada vez más temprano, y con mayor magnitud, las excitaciones del niño y del adolescente germinan añadidas por los diversos y desencadenados llamamientos de las revistas libertinas, de los medios electrónicos, de las drogas, del consumismo impulsivo, del mal gusto comportamental, de la banalidad exhibida y otras tantas extravagancias, como espejos claros de padres que relajan en demorarse al frente de la educación de los propios hijos.
    Una adolescente que "casa" y / o embarazada precozmente es, sin duda, una persona cuyos derechos han sido violados y cuyo futuro queda comprometido. El "matrimonio" y el embarazo precoz resuenan la indigencia y la represión de los cómplices (familia y comunidad). No obstante ese caótico escenario hay muchas adolescentes que tienen actividad religiosa ofreciendo un conjunto de valores morales que las alienta a desarrollar comportamiento sexual equilibrado.
    De ordinario, una adolescente evangelizada, fiel al recado de Jesús (independiente del rótulo religioso que abrace), es, casi siempre, bastante rígida en lo que se refiere a la constitución familiar y abstención de la práctica sexual pre-marital.
    Recordemos que los padres equilibrados producen hogares equilibrados; los hogares equilibrados resultan en hijos equilibrados, aunque resbalen en algunas comprensibles y pequeñas fallas humanas.


    Nenhum comentário:

    Postar um comentário