MENU

  • LEITORES
  • segunda-feira, 12 de junho de 2017

    ¿Los tatuajes ESTIGMATIZAM el ALMA? Jorge Hessen



    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes 
    Madri/Espanh
    Una lectora me narró lo siguiente: "mi novio tiene tatuados diseños exóticos, como la" calavera "," Capitán Gancho "" muerte "," dioses de la mitología nórdica "y" símbolos de bandas Death Metal”. Sé que tales emblemas lo representan, pues él venera esas cosas. Creo que son de mal gusto, extraños y algo "patológicos". Sin embargo es la opción de él. La elección de él sólo se refiere a él. ¿Usted está de acuerdo conmigo?

    Explicamos a nuestra lectora que ante las reglas morales del Espiritismo no hay dispositivos para "damnaciones infernales". Ciertamente, por el tatuaje la persona puede estar pronunciando algo de sí misma. Sin embargo, a pesar de eso, paradójicamente, no creemos que los tatuajes retraten totalmente la índole y el carácter de alguien. Sin embargo, a pesar de conocer algunos modelos de tatuajes, con pretextos asombrosos que pueden ser clasificados (sin excomuniones) como censurables e inadecuados para el cristiano.

    En el mismo tema, otro lector nos preguntó: ¿El tatuaje es una forma de arte en el cuerpo? ¿Si es un arte debe ser condenado? Tengo un tatuaje en el brazo de una hermosa mariposa. Me representa completamente. La mariposa es considerada el símbolo de la transformación, de la felicidad, de la belleza, de la inconstancia, de la efemeridad de la naturaleza y de la renovación. No puedo creer que algo tan expresivo para mí, pueda ser pernicioso en mi vida en el más allá de la tumba. ¿Qué opinas?

    Explicamos que no identificamos argumentos de carácter rigurosamente útil el uso de cualquier tatuaje, especialmente si la lesión impuesta al propio cuerpo es por idolatría, vanidad y egocentrismo. Sin embargo, el uso de tatuajes no ahoga las cualidades morales. Porque nadie puede penetrar en la intimidad de la conciencia de alguien y saber lo que allí ocurre. Otro lector escribió: "mi cuerpo físico ya es un arte, frente a eso no osaría mancharle! Y voy más adelante, ¿quién tendría audacia de garabatear sobre las pantallas originales de un Vicente van Gogh, de Miguel Ángel, de Leonardo da Vinci o de Pablo Picasso? Ahora, mi hermano me contradice, argumentando que si el cuerpo es un templo, ¿por qué no decorar las paredes? Cada caso es un caso y no se puede decir que un tatuaje es un garabato en una obra de arte, el cuerpo es una obra de arte que se nos da como regalo, sí, y no es un tatuaje lo que le quitará ese aspecto de obra de arte”. Me aclara ahí, Jorge Hessen.

    Aquí específicamente respondí que por los dictámenes del libre albedrío cada uno responderá por sí mismo. Pero, recordemos que incluso con toda tecnología actual, un tatuaje no es espontáneamente removible. No hay como desconocer que el cuerpo es el templo del Espíritu y no nos pertenece, por lo tanto, es importante preservarlo contra ofensivas que puedan truncar su composición natural.

    Es difícil saber si habrá o no mutilación periespiritual a causa de los tatuajes. Aunque se sabe que el periespíritu es dañado por las anomalías de carácter, desequilibrios emocionales, vicios físicos y mentales, rencores, pesimismos, ambición, vanidad desmesurada, lujuria, pero no todos los tatuados se encuadran en esas desviaciones morales.

    ¡Es verdad! Que se golpea el periespíritu cada vez que se perjudica al semejante a través de la maledicencia, la agresividad, la aventura extraconyugal, la violencia de todos los niveles, la deslealtad. De este modo, analizado por ese ángulo, los tatuajes afectan nada o casi nada al periespíritu.

    Los tatuajes que algunos individuos elaboran como forma de demostrar cariño a ejemplo de alguien que graba el nombre del padre o de la madre en el cuerpo de modo discreto no tienen, creemos, los mismos efectos que ocurrir con aquellos que se tatúan de modo resoluto, movidos por deseos más abrumados.

    André Luiz registra que "los desencarnados pueden, desde el punto de vista fluídico, moldear mentalmente y de manera automática, en el mundo de los Espíritus, ropas y objetos de uso y gusto personal". (1) Como se observa, es posible, aunque lamentan que un ser más allá de la tumba sigue condicionado a vicios, modas y tantas otras cosas inútiles de la sociedad terrena.

    Ante estas cuestiones propuestas, evocamos la lógica espírita que nos invita al autoconocimiento, a la etapa del auto perfeccionamiento bajo el patrocinio de la libertad responsable. Los Benefactores espirituales recomiendan el sentido común, la autoconfianza, la altivez, el equilibrio y la búsqueda incesante de Dios, que nos proporciona alegría y paz al corazón y a la conciencia, sin las penurias de buscar alientos en las figuras y emblemas incrustados en la epidermis.

    Referencia bibliográfica:

    [1] Xavier, Francisco Cândido. Nosso Lar, dictado pelo Espírito André Luiz, Rio de Janeiro: Ed. FEB, 1955

    Nenhum comentário:

    Postar um comentário