MENU

  • LEITORES
  • quinta-feira, 23 de março de 2017

    Un hombre, una historia resignificando el vínculo solidario (Jorge Hessen)



    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes 
    Madri/Espanha

    Objetivando transmitir un mensaje de “aliento” y “esperanza” a personas en desespero John Edwards, de 61 años, un ex-dependiente de drogas y ex-alcohólico (sobrio hace más de dos décadas) inexplicablemente se voluntario en enterrarse en un ataúd que fue cerrado y enterrado en el terreno de una iglesia de Belfast, en Irlanda del Norte. Obviamente el ataúd fue especialmente adaptado para que Edwards “sobreviviese” por tres días (cuando fue desenterrado) y pudiese transmitir la experiencia vivo por las redes sociales.

    Edwards en el pasado enfrento abuso sexual, vivió en la calle, recibió tratamientos para disturbios mentales y sobrevivió a varias sobredosis y aun “perdió” a más de 20 de sus amigos a causa de abuso de drogas y de alcohol y suicidios. Sobrevivió a dos cánceres y a un trasplante de hígado tras desenvolver hepatitis C por causa de una aguja contaminada.

    Hace casi 30 años, tras pasar por lo que describe como un "increíble encuentro con Dios” , Edwards creo varios centros cristianos de rehabilitación y abrigos para moradores de la calle. Actualmente se dedica a aconsejar y orar con personas en situaciones de abandono y desesperación.  [1]

    En que pese el designio altruista de John Edwards,  es evidente que actuó de forma irracional al permitirse enterrar vivo por tres días, visando gritar el grito de la “esperanza” para las personas en desespero. A rigor, tal manifiesto no tiene sentido lógico bajo cualquier análisis racional.  Entretanto, dejando de lado esa locura (sepultarse vivo), vislumbremos los efectos positivos de la transformación de su vida personal.

    Importa que reconozcamos que los diversos núcleos de rehabilitación y abrigos para moradores de la calle, instituidos por John, son pasaportes pujantes para la auto conquista de la paz espiritual. En eso Edwards acertó de lleno, se sumergió en la esfera de la solidaridad al compartir un sentimiento de identificación con el sufrimiento de ajeno. No apenas reconoció la situación delicada de los moradores de la calle, mas también auxilio a esas personas desamparadas.

    Sabemos que los males que afligen a la Humanidad son el resultado exclusivamente del egoísmo (ausencia de la solidaridad). La eterna preocupación con el propio bienestar es la gran fuente generadora de desatinos y pasiones desequilibradas. La máxima “Fuera de la Caridad no hay Salvación” [2] es la bandera de la Doctrina Espírita en la lucha contra el egoísmo. En ese sentido, la solidaridad es la caridad en acción, la caridad consciente, responsable, actuante, emprendedora.

    Los preceptos espíritas contribuyen para el progreso social, deteriora el materialismo, hace que los hombres comprendan donde está su verdadero interés. El Espiritismo destruye los preconceptos “de sectas, de castas y de razas, ensaña a los hombres la gran solidaridad que debe unirlos como hermanos” [3]. De esta manera, según los Benefactores espirituales, “cuando el hombre practique la ley de Dios, tendrá un orden social fundado en la justicia y en la solidaridad”[4].

    La recomendación de Cristo “que os améis unos a los otros como yo os ame” [5] nos asegura el régimen de la verdadera solidaridad y garantiza la confianza y el entendimiento recíproco entre los hombres. La solidaridad en la vida social es como el aire para el avión.

    Es imprescindible darnos, a través del sudor de la colaboración y del esfuerzo espontáneo en la solidaridad, para atender, substancialmente, nuestras obligaciones primarias, frente a Cristo. [6]

    Ante las responsabilidades resultantes de la consciencia doctrinaria, que nos impone superar la temática de vulgaridad e inmediatismo ante el comportamiento humano, en larga mayoría, la máxima de la solidaridad se presenta como camino bendecido de una acción espírita consciente, capaz de esclarecer y edificar en los corazones, con la fuerza irresistible del ejemplo.

     Referências bibliográficas:

    [1]       Disponível em http://www.bbc.com/portuguese/ curiosidades-39191185  acesso em 21-03-2017

    [2]       Kardec, Allan. O Evangelho Segundo o Espiritismo, Rio de Janeiro: Ed. FEB, 2001, Cap. XV

    [3]       Kardec, Allan. O Livro dos Espíritos, Rio de Janeiro: Ed. FEB, 2000, pergunta 799

    [4]       Idem  

    [5]       Jo 15.12

    [6]       Xavier, Francisco Cândido.  “Fonte Viva” ditada pelo Espírito Emmanuel, Rio de Janeiro: Ed. FEB, 1992

    sexta-feira, 17 de março de 2017

    ESPÍRITUS AFINES Jorge Hessen

    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes 
    Madri/Espanha

    Jennifer Bricker participa de espectáculos de acrobacias aéreas y fascina las plateas con su técnica. Lo más impresionante es que Jennifer no posee las dos piernas. A los 11 años, ya era una campeona de la gimnástica, deporte por el cual se apasiono al ver Dominique Moceanu ganar una medalla de oro olímpica para los Estados Unidos en 1996.

    Jennifer no sabía, sin embargo, que las dos tenían mucho más en común de lo que el talento de atleta, eran hermanas consanguínea. Jennifer tenía pocos meses cuando fue entregada para adopción porque no tenía piernas. A los tres años recibió prótesis para las piernas, mas nunca las usaba - se movía mejor sin ellas. Ella adoraba ver la equipo de gimnástica femenina de los Estados Unidos y, especialmente, una atleta: Dominique Moceanu.

    A los 10 años, ella disputó los Juegos Olímpicos de la Juventud y a los 11, fue campeona de gimnástica tumbling pelo Estado de Illinois. Cuando completó 16 años, Jennifer preguntó a Sharon, la madre adoptiva, si había algo que ella no le había contado sobre su familia biológica. La adolescente no imaginada que la respuesta fuese "si”. Sharon le revelo que el sobrenombre de su familia biológica era Moceanu y Dominique era su hermana.

    Cuatro años después, Jennifer escribió una carta para Moceanu, contando su historia explicando que Dominique fue su ídolo la vida entera la había inspirado a ser una gimnasta también. Ambas se encontraron y se conocieron personalmente y hasta hoy en día están unidas.

    Otro caso interesante aconteció con las hermanas gemelas Anais Bordier y Samanta Futerman. Ambas pudieran conocerse tras 25 años de vida física. Una no sabía de la existencia de la otra, mas, un episodio de la vida e internet hicieron que ellas se reuniesen. Ellas fueron separadas después del nacimiento en Corea del Sur y vivieron adoptadas por familias en diferentes países; Anais, en Paris, en Francia, y Samanta, en Los Ángeles, en los Estados Unidos.

    El reencuentro comenzó a ser diseñado en diciembre de 2012, mientras Anais, una diseñadora de moda, estaba en un ómnibus y recibió de un amigo la imagen de un vídeo del YouTube donde aparecía Samanta, que es actriz. Anais dice que pensó que alguien había posado un vídeo de ella, sin embargo, más percibió que era una chavala que vivía en los Estados Unidos muy parecida con ella.

    Entró en contacto por el Skype y tuvieron más de tres horas de conversación. Posteriormente ellas se conocieron personalmente en mayo de 2013, en Londres, y desde entonces, aun mismo viviendo en países diferentes, se comunican varias veces al día. Para Anais, descubrir que tiene una hermana es increíble, más percibir que tiene una hermana gemela es aún menos creíble, porque ambas tienen mucho en común.

    La historia de las dos hermanas fue transformada en el libro "Separated @ Birth: La True Love Storey of Twin Sisters Reunited", lanzado en 2014 y lo interesante es que cada una escribió un capítulo alternadamente.

    Efectivamente, muchas afecciones terrenas son condiciones construidas generalmente en las preexistencias a través de los lazos permanentes de afinidad espiritual que se establecen entre seres que comulgan con las mismas inclinaciones psicológicas, en estado semejante de evolución intelecto-moral.

    Por tanto, podemos analizar el tema por el prisma de las almas “afines” que reencarnan en la misma familia. Sabemos que la reencarnación es un mecanismo muy complejo. Sus variables se vinculan al estado espiritual de cada reencarnante, considerándose las obligaciones de aprendizaje de todos los espíritus envueltos para la convivencia en la Tierra. Cuando el espíritu posee buena estructura moral puede esquematizar su reencarnación junto a la de los seres “afines”, bajo la supervisión de los Benefactores del Más Allá. 

    En la dimensión espiritual, estando liberados de las pasiones que nos ligaron en la Tierra, nos atrajimos y nos agrupamos en familias más amplias, unidos por sentimientos sinceros, teniendo en vista el perfeccionamiento de todos y alegrándonos, con las conquistas de cada uno de los nuestros entes queridos en cada regreso al más allá del túmulo después de una vida más en la Tierra, llena de luchas y pruebas experimentadas y ultrapasad.

    En el conjunto de las reencarnaciones, “si unos espíritus encarnan y otros no, no por eso dejan de estar unidos por el pensamiento. Los que se conservan “libres” [en el más allá] velan por los que se encuentran en “cautiverio” [en el cuerpo físico]. Los más adelantados se esfuerzan por hacer que los retardados progresen. Después de cada existencia, todos han avanzado un paso en la senda del perfeccionamiento. ” [1]

    Es bien verdad que los Espíritus, que son afines, naturalmente se procuran uno al otro, en sus caminatas. Entre los seres humanos hay ligaciones afectivas que aún no desciframos sus labirintos. El espectro del magnetismo es auxiliar de estas ligaciones, que futuramente comprenderemos mejor.” [2]

    Los personajes mencionados en esta narrativa son indubitablemente espíritus afines que se juntaron, por las leyes de la atracción y aman estar juntos. No obstante, no todos los espíritus “afines” tienen necesariamente que haberse conocido en una vida anterior, pues ellos se atraen por inclinaciones semejantes, eso frecuentemente acontece: “El afecto que existe entre personas [especialmente] parientes son un índice de la simpatía anterior que las aproximó…”[3] De esta forma, si todas las afecciones fueran purificadas “por encima de los lazos de la sangre, el sagrado instituto de la familia se perpetuará en el Infinito, a través de los lazos imperecible del Espíritu. ”[4]

    Referencias bibliográficas:


    [1] KARDEC, Allan. O Evangelho Segundo o Espiritismo, Cap. IV, item 18, RJ: Ed. FEB, 1977

    [2] KARDEC, Alan. O Livros dos Espíritos, questão 388, RJ: Ed. FEB, 2002

    [3] KARDEC, Allan. O Evangelho Segundo o Espiritismo, Cap. IV, item 19, RJ: Ed. FEB, 1977

    [4] XAVIER, Francisco Cândido. O Consolador, questão 175, R

    domingo, 12 de março de 2017

    EL “AMOR A SÍ MISMO”, EL “AUTO PERDÓN” Y EL “PRÓJIMO” COMO BLANCO. Jorge Hessen


    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes 
    Madri/Espanha




    Jesús estableció la síntesis de la Ley: “amad a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a vosotros mismos”. [1] El resumen de la Norma indicada por el Maestro es de las más admirables terapias personales. Todos somos importantes. Somos criaturas únicas en el Universo que buscamos la felicidad a través del aprendizaje de amarnos a nosotros mismos, al prójimo y a Dios.

    ¿Con todo, de qué forma amar amarnos a nosotros mismos? Naturalmente la propuesta de Jesús es un imperativo que no debe ser confundido con el egoísmo o el egocentrismo. Cuando elegimos aprender, para el mejoramiento intelectual, nos estamos auto amando. Cuando comprendemos nuestras imperfecciones temporales, esforzándonos para corregir los errores, estamos amándonos a nosotros mismos. “El auto amor proporciona una visión más clara de quien se es, de lo que se desea y de lo que no se desea para sí”. [2]

    Cuando elegimos perdonar y extinguir el peso de una amargura, estamos amándonos a nosotros mismos. El aseo mental y la estabilización emocional tienen procedencias brillantes en aquel que consigue practicar y recibir el perdón. Todos somos convocados a practicar el perdón en el ambiente doméstico, profesional, religioso; en fin en la convivencia social.

    Al final de cuentas, perdonar significa absolver, indultar, disculpar, anestesiar. El prefijo “per” quiere decir “total” y “donar” significa dar enteramente, o sea, un empeño de auto donación plena. Por tanto, perdonarnos resulta en el pleno amor a nosotros mismos.

    Para liberarnos, tanto de la culpa como de la disculpa, necesitamos cultivar el auto amor, la auto consciencia, el arrepentimiento y el aprendizaje para las reparaciones imprescindibles. ¡Es verdad! El auto perdón no es una simple revocación de la conciencia de culpa, mas si un procedimiento de auto-examen conciencioso de nosotros mismos, lo que requiere arrepentimiento y reparación.
    Solamente cultivando el auto amor es que crecemos espiritualmente. Por eso no podemos quedar bajo el guante del ingenuo pesar. Quien se ama a si mismo (como recomendó Jesús) llena su vida de alegría y paz. Todavía, una de las causas de auto-agresión viene de la procura frenética de irrestricta perfección, como si todos debiésemos ser dioses o diosas de un momento para otro.

    Cuando esperamos perfección en todo y confrontamos el lado "primario" de nuestra naturaleza humana, nos sentiremos fatalmente disminuidos y envueltos por un aura de fracaso. La baja autoestima nace cuando no nos aceptamos como somos. Solamente la auto aceptación nos lleva a sentir plena seguridad ante los hechos y ocurrencias en lo cotidiano.

    Nuestras reacciones ante la vida no acontecen en función tan solo de los episodios exteriores, más si sobre todo de como percibimos y juzgamos interiormente esos mismos acontecimientos. La forma de reflejarnos y comportarnos cara a nuestras reacciones ante los otros, evaluándonos como buenos o malos, es tallada por un mecanismo de autocensura que se encuentra alojado en nuestros niveles de conciencia más profundos. Este juez íntimo fue cultivado sobre bases de valores y de principios que empilamos a través de los tiempos asumidos bajo innumerables reencarnaciones.

    Todos nos equivocamos tendiendo el deber de perdonarnos, sin embargo no permanezcamos en el error. Es imprescindible, buscar no reincidir en el mismo indebidamente moral, liberándonos de las cadenas constringentes del remordimiento, hasta mismo porque “el remordimiento es un destello de Dios sobre el complexo de culpa que se expresa por enfermedad de la conciencia”.[3] Podemos experimentar culpa y condenación, perdón y libertad, de acuerdo con nuestros valores, creencias, principios y normas vigentes. Aprendemos así que para alcanzar el auto perdón el imperioso que reexaminemos nuestras profundas convicciones sobre la naturaleza de nuestro propio YO.

    Todos cometemos desaciertos de mayor o menor agravamiento, algunos de los cuales, como vimos, son archivados en las profundidades del inconsciente. Más temprano o más tarde resurgen devastadores, causando malestar, ansiedad, insatisfacción persal, encaminando al trastorno de conducta.

    La terapia moral por el auto perdón se impone como indispensable para la recuperación del equilibrio emocional y el respeto de nosotros mismos. Sea cual sea la gravedad del acto infeliz, es posible repararlo cuando se está dispuesto hacerlo, recobrando el optimismo, la alegría de vivir, amando a Dios y al prójimo, perdonándonos y amándonos verdaderamente.

    Referências bibliográficas:

    [1] Mt. 22:34
    [2] FRANCO, Divaldo Pereira. Amor, imbatível amor, ditado pelo espírito de Joanna de Ângelis, Bahia: ed. Leal, 2005, cap. 13
    [3] XAVIER, Francisco Cândido. Pronto Socorro, ditado pelo espirito Emmanuel SP: Ed CEU 1980

    sábado, 18 de fevereiro de 2017

    MOVIMIENTO ESPÍRITA POS KARDEC - EPISODIOS Y DECLINACIÓN DOCTRINARIA EN FRANCIA (Jorge Hessen)



    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes 
    Madri/Espanha


    Traducido por: M.C.R

    A propósito de la declinación del Movimiento Espírita francés pos-Kardec, inicialmente entronizamos la figura de Ermance Dufaux, ella que conoció a Allan Kardec el día 18 de abril de 1857, a comparecer a una pequeña recepción festiva organizada por el Codificador en su residencia, con la finalidad de conmemorar el lanzamiento de El Libro de los Espíritus. Al final de esa reunión, Dufaux psicografió bella página dictada por el Espíritu San Luís, que se tornaría, a partir de entonces, el director espiritual de los trabajos experimentales de Allan Kardec.

    A finales de 1857, Dufaux recibiría otro importante mensaje, estimulando al Codificador a proseguir en el ideal de lanzar mensualmente un periódico espírita. Con efecto, a inicio de 1858, Kardec lanzó la Revista Spirite, surgiendo así la matriz de la propaganda de la Tercera Revelación y el embrión del Movimiento Espírita Mundial.

    En Francia el nombre de espíritas fue gradualmente abatido a lo largo de los siglos XIX y XX. Para Iso, ocurrieron algunos hechos que lo explican: como la desencarnación, en 1869, de Allan Kardec, y también el cambio de régimen político, por cuanto tras la caída del Segundo Imperio, la República es proclamada en 1871.

    Momentos antes, sin embargo, el 19 de julio de 1870, cerca de quince meses tras la desencarnación de Kardec, el Emperador Napoleón III, provocado por Bismarck, declaró la guerra a Prusia. Cara a eso, la divulgación espírita sufrió enormes prejuicios, destacándose que la época, como si no bastase la fatídica guerra franco-prusiana, de manera simultánea también había una onda de pensamientos oriundos de la Revolución Francesa, intensificando la idea del laicismo, prohibiéndose, por tanto, cualquier relación entre las entidades estatales con “religión”.

    Ante otras “pistas”

    Apuntaremos algunas otras “pistas” para opinar sobre el declinó del Movimiento Espírita francos pos-Kardec. En principio, creemos que los legados históricos del Espiritismo sufrieron las implicaciones dañosas, por haber sido tratados como bienes de familia, estableciendo espolios y, por consiguiente, sometiendo a los herederos. Todo sugiere que Kardec pretendía evitar eso al idealizar una sociedad impersonal, más no tuvo tiempo. Falleció antes de concretizar sus planes y, consecuentemente todo lo que pertenecía a la Codificación Espírita (Sociedad parisiense de estudios espiritas, libros, revistas, correspondencias, documentos etc.) se tornaron herencia de la viuda Amélie Gabrielle Boudet.

    De inicio, Boudet se propuso administrar el proyecto del esposo; mas, inexplicablemente, deliberó por confiar el legado en las manos de Pierre-Gaëtan Leymarie, que organizó la notable “Sociedad para continuación de la obra de Allan Kardec”. Tras la desencarnación de Amélie Boudet, en 1883, Leymarie se tornó el dueño absoluto de los espolios y de los documentos de Kardec, en la condición de único remanente da tal sociedad. Una parte, de los documentos originales del Codificador fue siendo publicada por Leymarie en la “Revista Spirite”, y otra parte transformó en la inquietante “Obras Póstumas”.

    La declinación del Movimiento Espírita francos pos-Kardec, en mi percepción y de algunos otros pesquisidores, se debe principalmente a la inmadurez doctrinaria de Pierre-Gaëtan Leymarie que tuvo el encargo, por tanto, de cuidar de la propagación del Espiritismo tras la desencarnación del maestro de Lyon. En este sentido, nos parece que administró “inocentemente” una razonable cantidad financiera que le fue entregada por Amélie Gabrielle Boudet para el costeo de la divulgación de las obras espíritas.

    Los expresivos recursos económicos deberían ser empleados en la propaganda criteriosa del Espiritismo. Mas eso no fue claramente realizado. Motivo por el cual, probablemente en 1882, Gabrielle Boudet, enteramente descontenta, convido a su casa Alexandre Delanne y esposa, a fin de proponer la creación del periódico "El Espiritismo", para que el Movimiento Espírita no dependiese apenas de la ya agonizante “Revista Spirite" dirigida por Leymarie.

    El liderazgo del Movimiento Espírita podría haber sido compartido entre Leymarie e Gabrielle Boudet, mas, a rigor, Boudet quedo históricamente en plano secundario, en una condición de humillante subalternidad y gradualmente Leymarie fue alejando Amélie Gabrielle de las decisiones. [1]

    Leymarie, protagonista para el desmoronamiento doctrinario.

    Leymarie inmerso en la no vigilancia, generando el desfallecimiento del movimiento espiritista casi completamente desintegrado. Creemos que la sucesión de Kardec debe encajar Alexandre Delanne, porque era vecino y viejo amigo de la familia Kardec, nunca Leymarie.

    Delanne viajaba bastante, estuvo en las ciudades donde existían centros de divulgación espírita como, Lyon, Bordeaos, Bruselas entre otros locales que visitaba con cierta frecuencia los centros espíritas. Concebimos que Delanne haya sido bloqueado "políticamente" por Leymarie. Si, tal vez el despreocupado Leymarie haya articulado en los “bastidores” con Boudet a fin de “tirar de la manta” del padre de Gabriel Delanne.

    ¿Más, quien era Leymarie? Era un practicante de Teosofía de Blavatsky, defendía las alucinaciones de Roustaing [2] y era un apasionado de la masonería.

    Importa mencionar que cuando Kardec desencarnó Gabriel Delanne tenía apenas 12 años de edad y Leon Denis tenía 23 años y serviría al ejército en la guerra franco-prusiana de 1870 y, a pesar de ya ser espírita, Denis aun no estaba satisfactoriamente integrado al Movimiento Espírita. De esta forma, ambos, Delanne y Denis, pasaron a ejercer mayor influencia en el Movimiento Espírita solamente alrededor de la década 1890 y, principalmente, a partir de 1900, momento en que más se proyectaron. 

    Francia enfrentó tres grandes guerras (la “franco-prusiana” de 1870 y las dos grandes guerras mundiales), lo que, sin duda, dificultó mucho la propagación del Espiritismo. En la Primera Guerra Mundial muchos grupos y sociedades espíritas tuvieron que ser cerrados. Bajo ese clima hubo brutal sofocación del Movimiento Espírita en francés.

    Como si no bastase, en el contexto de los ídolos de 1910, podemos puntuar las propuestas filosóficas materialistas, abriendo espacio para el nihilismo, existencialismo, pesimismo y escepticismo extremos, en fin - los embates ideológicos. Por tanto, las guerras fueron categóricas para la declinación del Movimiento Espírita francés pos-Kardec, mas antes de ellas, como vimos, el liderazgo del movimiento sufrió trágicamente, principalmente por la falta de lucidez doctrinaria, especialmente dirigida por la "Revue Spirite", bajo la gerencia de Leymarie.

    Repetimos que Leymarie fue el protagonista para el desmoronamiento doctrinario, por consiguiente muchos espíritas franceses perdieron el rumbo bajo el guante del misticismo mal considerado. Para ilustrar, notemos el infame “Proceso de los Espíritas”, resultante de los reales fraudes reproducidos por fotógrafos de mala fe y publicados de manera descuidada por Leymarie en la Revue Spirite. Naturalmente ese episodio fue traumático de consecuencias gravísimas, hiriendo mortalmente al moribundo Movimiento Espírita francés.

    En ese caótico cuadro de declinación doctrinaria hay quien señala otro aspecto especial. Se trata de la cuestión de las excesivas pesquisas científicas en torno a los fenómenos mediúmnicos. Había prioridades en las experimentaciones de laboratorios con los médiums. El propio Gabriel Delanne siguió ese camino de pesquisa. No obstante, Delanne se haya declarado “arrepentido”, en una entrevista concedida al brasileño Canuto Abreu, afirmando que la experiencia científica no había sido su mejor opción para erguimiento del Movimiento Espírita.

    Gabriel Delanne, un testimonio de Más Allá de la tumba

    Sobre eso, André Luiz entrevisto a Delanne en el más allá, notemos: Muchos amigos en la Tierra son del parecer que los Mensajeros de la Espiritualidad Superior deberían patrocinar más amplias manifestaciones de la mediumnidad de efectos físicos para beneficio de los hombres, como pueden ser las materializaciones y voces directas. ¿Qué piensa al respecto?

    Delanne (Espíritu) - “Creo que la mediumnidad de efectos físicos sirve a la convicción, mas no adelanta al servicio indispensable de la renovación espiritual. Los Espíritus Superiores actúan acertadamente podando los brotes y las motivaciones, para que los hombres, nuestros hermanos, despierten a la luz de la Doctrina Espírita, entregando la conciencia al esfuerzo del mejoramiento moral. Debemos estimular los estudios en torno de la materia y de la reencarnación, analizar el reino maravilloso de la mente y situar en el ejercicio de la mediumnidad las obras de la fraternidad, de la orientación, del consuelo y del alivio para las múltiples enfermedades de las criaturas terrestres”. [3]

    En los principios del siglo XX hubo un brote de crecimiento del Movimiento Espírita en Francia hasta mediados de la década de 1920, desvaneciendo de forma veloz cuando Denis, Delanne, Gustave Geley y Camille Flammarion desencarnan. Subsecuentemente, en 1935, desencarnaría el "Padre de la Metapsíquica" y simpatizante del Espiritismo Charles Richet, todo eso aconteció momentos antes de la Segunda Guerra Mundial, cuando de la ocupación nazista en Francia por casi un lustro.

    Retornemos una vez más a Leymarie. El fundó la "Libraría Leymarie Edite-URS" y la dirigió hasta 1903, y, con su desencarne, el espolio fue heredado (nuevamente en familia!) por la viuda Marina Leymarie que asumió el comando, y, posteriormente, por su hijo, Paul Leymarie. Este, tras un breve espacio de tiempo en el que los negocios quedaron con su madre Marina, se tornó, en 1904, “dueño” absoluto de los destinos del Espiritismo hasta 1914, cuando, en función de la Primera Guerra Mundial, abandonó todo. Lo que no fue del todo una catástrofe, pues Paul Leymarie comercializaba hasta “bolas de cristal” [eso mismo! “bolas de cristal”] por la Revista Spirite.[4]

    Meyer, un patrono francés

    Con la liquidación de la "Libraría Spirite", continuó la edición de las obras de Allan Kardec, haciendo de la propiedad de la "Libraría Leymarie" sede de la redacción de la "Revista Spirite", hasta la fundación de la "Maison de los Espirites", por Jean Meyer, inaugurada el 25 de noviembre de 1923. Antes mismo de terminar la Primera Guerra, en 1916, el Jean Meyer, un rico empresario francés, asumió el convalido Movimiento Espírita francés, recordando que en esa coyuntura aún estaban encarnados Leon Denis y Gabriel Delanne, que aunque eminencias intelectuales y con grandes referencias doctrinarias; mas “aquí para nosotros”, alguien tenía que cuidar de los “negocios” del movimiento.

    En el contexto Meyer destinó su fortuna por la causa del Espiritismo. Quedó con los derechos tutoriales de la Revista Spirite. Creó la Casa de los Espíritas (“Maison des Espirites”), para donde llevó el precario material que restó de los documentos y objetivos personales de Kardec. Este mismo empresario fundó el “Instituto de Metapsíquica”, bajo el comando inicial de Gustave Geley, y donde fue generado el “Tratado de Metapsíquica”. Lo curioso es que Charles Richet decía que el “Espiritismo era enemigo de la ciencia”.

    La Revista Spirite reunía, en ese tiempo, a las más destacadas personalidades del Espiritismo: Gabriel Delanne, Leon Denis, Camille Flammarion, Ernesto Bozzano, A. Bénézech, Marcel Laurent, M. Cassiopée, General Abaut, Dr. Gustave Geley, Marcel Semezies, Pascal y Matilde Forthuny, Louis Gastin, Henri Sausse, Paul Bodier, Sir. Arthur Conan Doyle, Santoliquido, Rocco, León Chevreuil, Hubert Forestier y otros. En verdad, Meyer fue una especie de “dueño” del movimiento espírita francés hasta su desencarnación en 1931. [5]

    Durante la Segunda Guerra Mundial ocurrió un desmontaje casi integral del Movimiento Espírita francés. Los nazistas al ocupar Paris saquearon todo inclusive Maison Spirites y confiscaron libros, documentos de pesquisa, y otros objetos importantes de la propia historia del Espiritismo en Francia.

    ¿Qué nos dice acerca del Espiritismo, en Francia? Escudriño André Luiz Al Espíritu Gabriel Delanne. “No nos es lícito decir haya alcanzado el nivel ideal”.[6] Reprendió Delanne acrecentando que “legiones de compañeros de la obra de Allan Kardec reencarnarán, no solo en Francia, más igualmente en otros países, de una forma notoria en Brasil, para la sustentación del edificio kardeciano”. [7]

    Transposición del movimiento espírita mundial

    Se conjetura aquí y en otras partes sobre el traslado del Espiritismo para Brasil. Tenemos certeza que la transposición de la dirección del Movimiento Espírita mundial, de Francia para Brasil, sobrevino tras la desencarnación de Leon Denis, en el período entre el final de la década de 1920 y el inicio de la década de 1930, por tanto, coincidiendo con el inicio de la misión mediúmnica de Francisco Cândido Xavier.

    De esta forma, podemos cuestionar el desempeño de Becerra de Meneses como justificadora para tal traslado. Hasta porque, no es difícil comprobar en ese contexto, pues cuando Becerra desencarnó en 1900 la actuación verdaderamente apostólica de Gabriel Delanne y Leon Denis se mantuvo viva por muchas décadas, inclusive durante y tras la primera guerra mundial. [8]

    El Movimiento Espírita francés volvió a recuperarse con holgura por alrededor de los años de 1950 y 1960 en razón del regreso a Francia de algunos ciudadanos que residían al Norte de África (Argelia, Marruecos) y comenzaron a retornar para la tierra de Kardec arriesgándose en remontar el Movimiento Espírita.

    Comenzaron el proyecto, todavía con extrema dificultad, en función del escenario dejado por la Segunda Guerra.

    Aunque, se desataque que en aquella situación comenzó a haber una nueva fase de intereses y búsquedas fenoménicas en el campo de la parapsicología y de la metafísica; por fin, la propia Revista Spirite fue retomada por algunos líderes a ejemplo de Hubert Forestier y André Dumas.

    Sepultamiento de la Revista Spirite

    En la década de 1960, Hubert Forestier asume la Revista Spirite y se torna propietario que, en 1968, llega a registrar la Revista en su nombre en el órgano de propiedad industrial. Forestier desencarna en 1971, dejando el Movimiento Espírita francés en la penuria. Sus herederos, no sabiendo lo que hacer de tal herencia, vendiendo todo por un franco para André Dumas. A esa altura los derechos tutelares de las obras de Kardec ya habían caducado. [9] el resto – muy poco: el nombre de la Revista de la Sociedad –quedo en las manos de Dumas. [10]

    André Dumas, sea por haber mudado sus preferencias filosóficas, sea por constatar que el status de espírita no confería más prestigio, resolvió liquidar todo: en 1975, cambió el nombre da “Revue Spirite” para “Renaitre 2000”, y la Societé para una tal “sociedad para pesquisa de la conciencia y sobrevivencia”, colocando, de esa forma, dos o tres pás de cal sobre el “espiritismo francés”. [11]

    En verdad, Dumas fue escritor y dirigente espírita francés, presidente de la Unión Espírita Francesa (UEF) y director de la Revista Espírita en la década de 1970. Por muchos años administró el legado de Kardec y sus seguidores. No en tanto, es más recordado (en Brasil) por el cambio del nombre de esta tradicional institución espírita, en 1976: Unión Científica Francofônico para a Investigación Psíquica y el Estudio de la Sobrevivencia del Alma (USFIPES), en vez de UEF.

    En ese mismo año, para desagrado de algunos espíritas brasileños, la tradicional revista fundada por Kardec deja de circular. En su lugar, Dumas, como citamos antes, lanza un periódico denominado el Renaitre 2000. Según el, las palabras espírita y Espiritismo se des caracterizaron en su verdadero significado, vinculándose al misticismo (roustanguistas), al religiosismo. Por eso la cambió.

    El resultado fue la completa marginalización de Dumas y la confusión jurídica con la Unión Espírita Francesa y Francofônico, fundada por Roger Pérez en 1985, por los directores de la Revista Espírita. Dos años después la institución obtiene sentencia judicial favorable a Pérez y la Revista vuelve a circular nuevamente tras 12 años de interrupción.

    A pesar de ser recordado como una especie de traidor, un “Judas” de la causa espírita, Dumas fue un dirigente y un intelectual espírita importante en la historia del Espiritismo francés. Su visión, laica y filosófica, divergía de la gran mayoría de los espíritas, notada mente los brasileños, acostumbrados a concepciones religiosas y sectarias, influenciados en demasía por los cánones roustanguistas de la Feb.

    Paralelamente, surge en Francia el Jacques Peccatte diciendo que el propio Kardec se “comunico” en el grupo de él, el “Circulo Spirite Allan Kardec”, en 1977, y el mando resucitar el movimiento. (sic) Él lo intenta hasta hoy. [12]

    Mas, peor el lado digamos, oficial, el Roger Pérez, retornando de las desactivadas colonias africanas, resolvió, ciertamente con el patrocinio de la Feb, retomar las cosas. Consiguió recuperar de André Dumas, en la justicia, el nombre de la Revista, y pasó a editarla por la “Federación Espírita Francesa y Francófona” (ya extinguida), de la cual fue fundador. Allí por el año 2000 pasó los derechos para el CEI – Consejo Espírita Internacional.

    Ciertamente con Roger Pérez hubo una breve intensificación del Movimiento Espírita francés, sin embargo, para bien de la verdad, nunca se recuperó, por lo menos en Paris. Sabemos que hoy hay diferentes núcleos espíritas en el interior de Francia, mas evidentemente sin las características de aquellas propuestas por Allan Kardec.

    Propagación espírita de persona a persona, de conciencia a conciencia

    El Espíritu Delanne no acredita que Europa (especialmente Francia) retomará la dirección del movimiento espírita en el futuro, pues el Viejo Continente se asemeja, actualmente, a vasto campo de guerra ideológica, que está muy lejos de terminar. Para el Benefactor la divulgación espírita habrá de efectuarse de persona a persona, de conciencia a conciencia. La verdad a nadie llega a través de la coacción. La verdad para el alma es semejante a la alfabetización para el cerebro. Un sabio por más sabio no consigue aprender a leer por nosotros. (Grifei)

    Talvez ese proceso de propaganda espírita sea demasiado moroso para la Humanidad, mas, según Delanne, una obra-prima de arte exige, por veces, existencias y existencias para el artista que persigue la condición del genio. ¿Cómo acreditar que el esclarecimiento o el mejoramiento del espíritu inmortal se hagan tan solo por afirmaciones labiales de algunos días? [13]

    Sea en Brasil, sea en otros países, creemos que la pujanza de la Doctrina de los Espíritus no advendrá por medio de un “Espiritismo Oficial”, jerarquizado, elitista, exorbitantemente místico y mercantilista, sin embargo en la propagación paulatina de la Tercera Revelación de persona a persona, de conciencia a conciencia, de hombro a hombro, sin los grilletes burocráticas de los institutos oficiales de “unificación”, que en la Tierra y especialmente en Brasil viven y reviven los fragorosos vendavales intransigentes del poder curial.



    Notas e Referencias bibliográficas:


    [1]            CALSONE Adriano. Madame Kardec, SP: Viva Luz Editora, 2017
    [2]            P.G. Leymarie tinha muita afinidade com o Brasil, particularmente no Rio de Janeiro onde esteve exilado em 1851, quando houve o golpe do Luís Napoleão. Ademais, nunca escondeu amizades e afinidades roustainguistas.
    [3]            XAVIER, Francisco Cândido e VIEIRA Waldo. Entre irmãos de outras terras, Entrevista realizada pelo espírito de André Luiz com o espírito de Gabriel Delanne, RJ: Ed. FEB, 1970
    [4]            DONHA João. O legado documental de Allan Kardec: queimado, escondido ou leiloado? Disponível em https://palavraluz.wordpress.com/2016/07/17/arquivokardec/ acessado em 16/02/2017
    [5]            Disponível no portal “AUTORES ESPÍRITAS CLÁSSICOS” http://www.autoresespiritasclassicos.com/autores%20espiritas%20classicos%20%20diversos/Jean%20Meyer/Jean%20Meyer.htm ACESSO 17/02/2017
    [6]            XAVIER, Francisco Cândido e VIEIRA Waldo. Entre irmãos de outras terras, Entrevista realizada pelo espírito de André Luiz com o espírito de Gabriel Delanne, RJ: Ed. FEB, 1970
    [7]            Idem
    [8]            MARMO Leonardo Moreira. “Os Problemas enfrentados pelo Movimento Espírita após a morte de Allan Kardec e as atuações de Delanne e Denis”, disponível em http://paespirita.blogspot.com.br/2017/02/os-problemas-enfrentados-pelo-movimento.html avessado em 17/02/2017
    [9]            Domínio público, no Direito da Propriedade Intelectual, é o conjunto de obras culturais, de tecnologia ou de informação (livros, artigos, obras musicais, invenções e outros) de livre uso comercial, porque não submetidas a direitos patrimoniais exclusivos de alguma pessoa física ou jurídica.
     [10]         DONHA João. O legado documental de Allan Kardec: queimado, escondido ou leiloado? Disponível em https://palavraluz.wordpress.com/2016/07/17/arquivokardec/ acessado em 16/02/2017
    [11]          Idem
    [12]          Idem
    [13]          XAVIER, Francisco Cândido e VIEIRA Waldo. Entre irmãos de outras terras, Entrevista realizada pelo espírito de André Luiz com o espírito de Gabriel Delanne, RJ: Ed. FEB, 

    quarta-feira, 8 de fevereiro de 2017

    MÁS ALLÁ DE LAS TUMBAS NO HAY TIEMPO DISPONIBLE PARA LAS SIMULACIONES Jorge Hessen

    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes 
    Madri/Espanha



    Estaba aquí pensando sobre el abyecto mercantilismo del mensaje espírita. Ya hicimos muchas oraciones direccionadas a los hermanos “cambistas” y los equivocados oradores plagiadores. En Brasil hay un portal en la WEB que no se oprime al comercializar CD y DVD” conteniendo las palestras de orador ilustre. Personalmente (vía e-mail) ya argumentamos al equipo del célebre orador y de otros hermanos, en particular y hasta los reprendimos a través de testimonios y por la prensa, siguiendo rigurosamente lo que recomendó Jesús.

    Con todo, nada próspero, pues no nos escucharon. Infelizmente, aun hoy vemos el corretaje de vídeos de palestras espíritas por el “You Tube”. Eso sin hablar de aquellos otros conferenciantes “espíritas” que están surgiendo acá y allá, plagiando al tribuno Divaldo Franco. Algunas veces, copian y profieren el guion de las palestras del tribuno bahiano, imitando su estilo personal, sea en la impostación y timbre del habla, sea en el gesto de las manos etc., etc., etc... 

    Cierta vez, un hermano explicó para mí a respecto de las peripecias de un “famoso” orador que fue convidado para hablar en el Centro en que él dirige. Me confidenció que el tal conferenciante escalado, plagiaba, grotescamente, con gestos cómicos, modos de expresión verbal y trechos decorados de las conferencias de Divaldo Franco, inclusive (¡pásmense!) "incorporando" a “Becerra” (!) después de la palestra (!?).

    Me susurró, aun, que otro orador “espírita” convidado por él, utilizó equipamientos de filmación para venta) como práctica de incontenible y peculiarísima AUTOPROMOCIÓN, hallando que está divulgando la Doctrina de los Espíritus. Aun sobre ese último orador, otro dirigente me dijo que cierto día al final de la palestra, fue exigido, con gracejos inadmisibles, los aplausos del público, diciendo que en la tierrecilla donde el (orador) nació era común al público aplaudir sus palestras.

    Vamos raciocinar un poco (no historiaremos sobre el portal que mercadea las palestras del orador afamado). Me fijare en el orador “espírita” que plagia e imita a Divaldo. Este no tiene el menor sentido del ridículo, pues, se apodera de temas y de la identidad ajena, sin el menor escrúpulo, y esa es una actitud obsesiva y/o psicopatológica, porque le es auto plasmado. Al imitar a Divaldo, se olvida de que tal actitud no pasa de una simulación.

    Como si no bastasen las payasadas, los peculiares y grotescos hechos es común que algunos “famosos” oradores, bajo el manto de la falsa humildad, se ofrecen para proferir palestras en todas las instituciones espíritas. Hacen auto propaganda, entran en contacto (vía celular, WhatsApp, Facebook, y mail etc. etc. etc.), con los que coordinan las escalas y se disponen, "modestamente", a ser designados para “conferenciar” en los Centros Espíritas.

    A los burlescos conferenciantes, candidatos al extremismo en el movimiento espírita, urge advertirlos para no cegarse ante los califatos y aplausos de los hijos de la ignorancia doctrinaria. Una conferencia no es un show de teatro. No podemos incorporar los gestos y características físicas de los misioneros para divulgar el Espiritismo. El expositor espírita no es un profesional de la fe, que precisa dramatizar, o usar recursos de imitación de Divaldo, para aumentar el número de fieles. Su tarea es informar de forma simple, noble y coherente sobre el Espiritismo.

    La transmisión de la palestra espírita es cosa sublime, personal inimitable. Mientras tanto, tenemos la obligación de jamás plagiar a quien quiera que sea, sobretodo, los oradores que dan "Ibope", que atestan los centros de convenciones. Cara a eso, creo que todo dirigente tiene el deber de advertir a los conferenciantes imitadores, porque es un despropósito el clonaje de Divaldo.

    Es importante ser lo que somos, modestos, sin exageración, recordando que una palestra en un Centro Espírita es más una conversación que un discurso laudatorio o una conferencia bombástica. Urge recurrir a un lenguaje simple y de buen gusto, recordando que estamos, allí, al servicio de Cristo para explicar y hacer al público entender el mensaje del Espiritismo, no para exhibir cultura y mucho menos autopromoción.

    Sobre esta alerta, quien se identifique en él, debe acoger, con deferencia, humildad y sin melindres, toda advertencia, procurando evaluar, cuidadosamente, su trabajo y, así, mejorar, cada vez más, la “tarea” que le cabe (yo dije “servicio” y no “misión”). 

    Otra cosa, el orador no debe abusar de las anécdotas o narrar casos chistosos, a fin de provocar carcajadas del público para reunir un club de fans. No puede usar la tribuna como si fuese un palco de teatro para humoristas. Si el orador tiene el don de hacer humorismos que procure el teatro, la emisora de TV, la radio, el cine y ejerza el digno arte del actor. Es mucho más honesto.

    Sin querer ser "santo", mas si, alguien, sinceramente, empeñado en edificarse moralmente, el orador, cada día, debe recordar, siempre, que, para el público oyente, el representa el Espiritismo y el Movimiento Espírita. Además, el orador que no es pretensioso es una pieza importante en la propaganda y en la Difusión del Espiritismo. Por eso, la “tarea” debe ser encarada con extrema responsabilidad y practicada con esmerado bagaje moral y cultural, sin prejuicio de la indispensable coherencia.

    No se puede olvidar que cuando alguien se propone a oír un orador Espírita, lo hace en el presupuesto de que él sabe lo que está hablando y le ofrece, silenciosamente, un voto de credibilidad, capaz de mudar, metódicamente, ideas o conceptos erróneos que en el estaban arraigados, pudiendo transformar, hasta mismo, toda una trayectoria de vida¡

    Pensemos en eso, cuanto antes, pues más allá de la tumba no hay tiempo disponible para simulaciones.