MENU

  • LEITORES
  • quarta-feira, 28 de setembro de 2016

    EN EL MÁS ALLÁ DEL TUMULO NO SE MANEJAN CUENTAS BANCARIAS Jorge Hessen



    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes 

    Madri/Espanha

    Se sabe que Mark Zuckerberg, cofundador del Facebook, y su esposa, Priscilla Chan, donaron US$ 95 millones para sus dos instituciones de caridad, a Chan Zuckerberg Fundación y a CZI Holdings LLC. O valor, que será investido en las áreas de salud, tecnología y educación, se suma a los US$ 285 millones ya donados por la pareja y refleja una realidad común entre los más ricos del mundo: la filantropía como estrategia empresarial. [1] Para Stephen Kanitz la donación o investimento que los billonarios hacen para la filantropía es una alternativa de propaganda para las empresas que quieren causar el máximo de impacto junto a la opinión pública con pocos recursos. En que pese ser presumible tal táctica, no se puede ignorar que es una estrategia elogiable e imprescindible.

    El inversor billonario George Soros declaró en un artigo publicado no jornal norte-americano Wall Street Journal que irá invertir 500 millones de dólares para ayudar a atender las necesidades de inmigrantes y refugiados. [2] Bill Gates, cofundador de la Microsoft, ya dono US$ 31 billones para su institución de caridad, a Bill & Melinda Gates Fundación, que beneficia movimientos por la reducción del hambre, pobreza y enfermedad. Gates Warren Buffett crearan, hace seis años, la Giving Pledge ("Promesa de Donación” en una traducción libre") que incentivó más de 190 billonarios a donar por lo menos la mitad de su fortuna, en vida o en la muerte.

    Larry Ellison, fundador de la Oracle, creo en 1997 la Ellison Medical Fundación, que se dedica a la investigación de la biomedicina y mejorías de vida a la población prometió donar toda su riqueza para la caridad. Carlos Slim Helu, dono de la Telecom, ya invirtió más de US$ 100 millones en conservación ambiental en México, dono 4 millones de dólares para educación y también ofreció un programa para que mexicanos hiciesen la pos graduación en la Universidad George Washington.

    Michael Bloomberg, invirtió 53 millones de US$ en un programa para recuperar la población de peces en Brasil, Filipinas y Chile. La tradición de la filantropía americana viene de lejos. Creemos que Andrew Carnegie sea su mayor imagen y, de cierto modo, definidor conceptual. Emigrante pobre, Carnegie hizo fortuna en la siderurgia americana, en la segunda mitad del siglo XIX. En 1901, a los 66 años, vendió sus industrias al banquero J.P. Morgan y se tornó el mayor filántropo americano. Una de sus tantas proezas, no ciertamente la mayor, fue construir más de 3 mil bibliotecas en los Estados Unidos. En 1889, escribió el artículo “The Gospel of Weath”, defendiendo que los ricos deberían vivir con comedimiento y sacar de la cabeza la idea de legar su fortuna a los hijos. Mejor sería donar el dinero para alguna causa, o varias de ellas, a su elección, aun en vida. [3]

    Alwaleed Bin Talal Al-Saud, príncipe da Arabia Saudita, es uno de los hombres más ricos del mundo, pretende donar toda su fortuna para causas filantrópicas. En un comunicado en su sites, Al-Saud afirma que busca construir un mundo con más tolerancia, aceptación, igualdad y oportunidad para todos. El dinero va para la Alwaleed Philanthropies, que tiene asociación con la Bill & Amp; Melinda Gates Foundation, Carter Center y Weill Cornell Medical College, para reforzar los cuidados de salud en el control de epidemias por el mundo. [4]

    Jorge Paulo Lemann, considerado por la Revista Forbes el hombre más rico de Brasil, sigue el mismo discurso de Bill Gates de direccionar parte de su fortuna a proyectos sociales. Por medio de la Fundación Lemann, invierte en la mejora de la educación en Brasil, ofreciendo bolsas de estudio en el exterior para talentos brasileños y cursos para secretarios municipales de educación, directores y profesores de la escuela pública.

    Para los adinerados, digamos, más avarientos, brasileños o extranjeros, sigue aquí una alerta del mundo de los “muertos”. El aviso es del finado poeta Humberto de Campos: “si usted posee algún dinero o tiene alguna posesión terrestre, no se demore en hacer donaciones, en el caso que este realmente inclinado a hacerlas. Grandes hombres, que admirábamos en el mundo por la habilidad y poder con que concretizaban importantes negocios, aparecen, junto a nosotros[en el más allá del túmulo], en muchas ocasiones, a la manera de niños desesperados por no conseguir más maniobrar los talones de cheque [cuentas bancarias].” [5]

    Referencias:



    [1] Disponível em http://exame.abril.com.br/negocios/noticias/conheca-os-10-bilionarios-que-mais-doam-para-a-caridade acesso em 27/09/2016

    [2] Disponível em http://www.swissinfo.ch/por/reuters/george-soros-promete-investir-u-500-milh%C3%B5es-para-ajudar-imigrantes-e-refugiados--diz-wsj/42460288 acesso 12/09/2016

    [3] Disponível em http://epoca.globo.com/ideias/noticia/2015/06/por-que-os-milionarios-brasileiros-nao-doam-suas-fortunas-universidades.html acesso 18/08/2016

    [4] Disponível em http://www.infomoney.com.br/carreira/gestao-e-lideranca/noticia/4137147/principe-saudita-decide-doar-toda-sua-fortuna-mais-bilhoes acesso em 18/08/2016

    [5] Xavier, Francisco Cândido. Cartas e Crônicas, ditado pelo espírito Humberto de Campos, cap. 4 “Treino para morte” Rio de Janeiro: Ed. FEB, 1967

    terça-feira, 27 de setembro de 2016

    Entrevista con Antonio Cesar Perri de Carvalho, ex-presidente de la FEB (*)



    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes 
    Madri/Espanha

    (*)Cuestiones propuestas por: Jorge Hessen, José Passini, Leonardo Marmo, Astolfo Olegário, Eurípedes Kuhl, José Sola, Paulo Neto, Roberto Cury, Irmãos W. (Autores Espíritas Clásicos).

    1) Considerando las presiones y complejidades inherentes al cargo de presidente de la Federación Espírita Brasileña (FEB), que tipo de concesión fue constreñido el señor a aceptar en pro de un apaciguamiento o visando la obtención de proyectos que, en el respectivo momento, consideraba más prioritarios para el Movimiento Espírita y para mejor divulgación doctrinaria? ¿Qué evaluación retrospectiva haría el señor, hoy, de ese (s) procedimiento (s) y de sus repercusiones?

    Cesar Perri – Asumimos la presidencia interina de la FEB, en la condición de uno de los vice-presidentes, por indicación del ex-presidente Néstor João Masotti, que se licenciaba para tratamiento de salud; en seguida, por renuncia de este amigo, fuimos elegido presidente. En el conjunto actuamos en la presidencia en el período de mayo de 2012 a marzo de 2015. Fueron momentos de muchas complejidades internas en la FEB y en su relación con el Consejo Espírita Internacional, que también presentaba dificultades administrativas. No hicimos concesiones, más si percibimos resistencias y el ritmo lento de muchas providencias. Sentimos claramente que existían puntos de vistas diferentes de los nuestros acerca del papel a ser ejercido por la FEB en el movimiento espírita. En nuestra óptica, entendemos la FEB como una institución nacional, que debe interactuar con el movimiento espírita del país, y, en esta condición el llamado “campo experimental” no debería generar la idea de “modelo”, pues entendemos que lo más importante para el trabajo federativo son las experiencias provenientes del movimiento espírita como un todo, sin cualquier acción que podría venir a ser confundida con centralización.

    Por otro lado, desde el primer momento de la gestión aun en la interinidad, realizamos reuniones quincenales conjuntas del Consejo Director (integrado por el presidente y vice-presidente) y del Directorio Ejecutivo de la FEB (integrado por directores). De esa manera todos los asuntos y encaminamientos fueron decididos en esas reuniones y se implantó la gestión con base en el presupuesto. En el período de nuestra gestión, siempre con amplia divulgación, convocamos dos Asambleas Generales Extraordinarias, reuniones extraordinarias del Consejo Superior y del Consejo Federativo Nacional - CFN, y, efectuamos reuniones conjuntas del Consejo Federativo Nacional y del Consejo Superior. Muchos puntos de vista divergentes fueron asimilados en ese conjunto de reuniones. En fin, seguíamos un proyecto de favorecer mayor participación del movimiento espírita brasileño, iniciado desde la gestión del ex-presidente Néstor Masotti. Por indicación y con apoyo de este ex-presidente, previamente, ejercimos durante ocho años el encargo de secretario general del CFN de la FEB, con esa línea de actuación. Más sentimos que eso generó resistencias internas en la institución. Evidentemente que nos gustaría haber completado el Proyecto de Planeamiento Estratégico de la FEB, que iniciamos, y, de haber concluido propuestas de adecuación y de dinamización de actividades en el área federativa y en el área editorial de la FEB.

    2) ¿Porque la FEB mantiene el actual modelo del Consejo Superior - que ciertamente tuvo su finalidad en un principio de la implantación del Movimiento Espírita en Brasil – hasta el presente, en una centralización de poder que se asemeja al Colegio Cardenalicio del Vaticano, teniendo el poder del Consejo Federativo Nacional?

    Cesar Perri – Sin comentar la comparación colocada en la indagación, generalmente se recuerda del Consejo Superior relacionándose con su función de “colegio electoral”. Hay un registro histórico público del ex-presidente de la FEB Leopoldo Cirne (gestión 1900/1913) - en un libro de 1935, - además con un título no usual Anticristo, Señor del Mundo -, donde analizo la creación y el funcionamiento de órganos de la FEB y la creación de lo que llamo de “verdadero círculo vicioso”. En nuestra óptica, la composición y las atribuciones del Consejo Superior deberían ser revistas para adecuarse mejor a una institución de carácter nacional, y, también, efectivamente actuar como un consejo semejante a los consejos de administración de las empresas de la actualidad. Entendemos que las atribuciones y efectivas acciones del Consejo Superior de la FEB deberían ser hasta ampliadas, para una participación más activa de sus miembros en el acompañamiento de las decisiones y acciones del Consejo Director y de la Directorio Ejecutiva. En la tentativa de promover una acción más próxima del Consejo Superior con la dirección de la FEB y con el movimiento federativo, convocamos reuniones extraordinarias y también conjuntas del Consejo Superior con el Consejo Federativo Nacional de la FEB.



    3) Considerando el gran número de títulos que son publicados por la Federación Espírita Brasileña (FEB) y la condición de “indisponible” de varias obras altamente relevantes doctrinariamente, sería interesante saber cómo es discutido, por la dirección de la FEB, los libros que deben recibir prioridad para ser publicados, divulgados y distribuidos. Siendo así, que factores son tomados en consideración y como son las discusiones emprendidas, una vez que la FEB publica Chico Xavier, Divaldo P. Franco e Ivonne A. Pereira, además de Denis, Delanne y Bozzano, entre otros, además, obviamente, de Allan Kardec?

    Cesar Perri – Asumimos la gestión de la FEB en época muy complicada, con necesidad de decisiones urgentes relacionadas con la desactivación de la gráfica, iniciada en la gestión del ex-presidente Néstor Masotti, y, después de todo o el edificio ligado a la editora en Rio de Janeiro, implantándose la externalización de impresiones citaciones en varias grandes gráficas y la distribución de los libros utilizándose experimentada empresa de logística. También hubo necesidad de revisión de todos los textos de los libros, actualización de las portadas y de la diagramación de los libros. Simultáneamente ya sentíamos los reflejos iniciales de la crisis económica del país. Hay un Consejo Editorial - integrado por dirigentes de la FEB -, y que tiene la atribución de analizar nuevas obras y reediciones; y, durante nuestra gestión, se inició un proceso de mayor interacción entre este y el Consejo Director e la Dirección Ejecutiva de la FEB, para la definición de prioridades del punto de vista doctrinario y de la realidad del mercado librero. En nuestra visión ese proceso estaba apenas iniciándose y debería ser profundizado y perfeccionado.

    4) ¿Porque la FEB continua publicando la obra de J.B. Roustaing, que diverge frontalmente de los principios doctrinarios presentados por Kardec? ¿Considerando el designio de la unificación del M.E.B. y permaneciendo la FEB obsesivamente apadrinando y divulgando “Los Cuatro Evangelios” de J.B. Roustaing, no sería esa incomoda obstinación lesiva en la unión de los espíritas? ¿Será que espera una campaña de esclarecimiento a ser desatada en el medio espírita?

    Cesar Perri – Cuando asumimos la presidencia de la FEB estaban agotados muchos títulos. La obra citada y muchas otras no fueron reeditadas durante nuestra gestión. Con relación a la divulgación de la obra referida, mantuvimos el acuerdo hecho durante la gestión del ex-presidente Francisco Thiesen - y siempre recordada por el ex-presidente Néstor João Masotti -, que en las acciones federativas y documentos del Consejo Federativo Nacional y en la revista Reformador las obras de Allan Kardec serían la base. Nunca aprobamos propuestas de divulgación sobre la no recomendación de obras y mucho menos de elaboración de listas de libros que eventualmente no serían indicados. Desde los tiempos de nuestra actuación en la Unión de las Sociedades Espíritas del Estado de San Paulo - USE valorizamos la Campaña “Comience por el Principio”, de divulgación de las Obras Básicas de Allan Kardec, iniciada en los años 1970. Además, durante nuestra gestión como presidente de la FEB, el Consejo Federativo Nacional aprobó en 2014 la Campaña “Comience por el Principio”, propuesta y elaborada por el Área Nacional de Comunicación Social Espírita de la CFN.

    5) Usted que ciertamente debe haber sido víctima diversas veces de ataques y perfidias de los enemigos de la luz (encarnados y desencarnados), cara a sus experiencias y potencialidades federativas, ya reflexionó sobre la posibilidad de conducir un movimiento, en el que líderes y dirigentes federativos o no, participen ?

    Cesar Perri – La diversidad de pensamientos y de sentimientos es una característica de nuestro mundo, de la humanidad encarnada y desencarnada. Vivimos esa experiencia de aprendizaje, más preponderando en las vibraciones fraternas, en las actividades profesionales, y, en el movimiento espírita, desde el inicio de nuestra trayectoria en la mocedad, en el centro espírita, en los órganos de unificación municipal y regional, en la dirección a nivel estatal de la Unión de las Sociedades Espíritas del Estado de San Paulo - durante tres mandatos como presidente -, y, en la convivencia con el movimiento espírita de nuestro país, incluyendo al Consejo Federativo Nacional de la FEB. Me inspiró siempre en el apóstol Pablo: “Examinad todo, retened el bien” y en: “combatí el buen combate, terminé la corrida, guardé la fe”. Creo que nuestra “corrida” no se cerró, más si ocurren los ajustes de caminos, y, sin la preocupación por los cargos, estamos actuando como un servidor, procurando mantener la “fe con obras” y el bien al prójimo de la realidad de las bases del movimiento espírita.



    6) ¿Algún desencanto cara a la no reelección a la presidencia de la FEB?

    Cesar Perri – Pocos días antes de la elección, recibimos la información de algunos dirigentes de la FEB de la posición de ellos que querían la elección de otro presidente y, luego después, divulgaron un manifiesto al Consejo Superior de la FEB. Nos preparamos para la nueva circunstancia, conscientes de que podrían ocurrir paralizaciones y alteraciones de los proyectos que defendíamos. Tras dejar la presidencia de la FEB, optamos por actuar en institución simple y funcionando en el barrio más periférico de Brasil; con nuestra participación fue creado el Grupo de Estudios Espíritas Chico Xavier (GEECX); proseguimos atendiendo a continuados convites de todas las partes del país, para visitas, palestras y el desenvolvimiento de seminarios, visitando inclusive el interior de varios Estados; retomamos las contribuciones mensuales con la Revista Internacional de Espiritismo, vínculo que ya existía desde el año 1971, y la elaboración de libros, como los recientemente lanzados por las Editoras “El Clarín” y por la USE-SP. En todos los rincones que nos convidan hemos recibido el reconocimiento amigo y el cariño de la familia espírita en manifestaciones de solidaridad fraterna.

    7) Parece haber una concepción generalizada de que el Espiritismo es una religión en el sentido tradicional del término y hay hasta incluso quien diga que actualmente "El Evangelio Según el Espiritismo" está siendo empleado como "El Espiritismo según el Evangelio". ¿Cómo percibe usted y conceptúa esa situación?

    Cesar Perri – En palestras, artículos y en libros hemos trabajado la concepción de Allan Kardec sobre religión, que consta en El libro de los espíritus (Conclusión, ítem V): “El Espiritismo es fuerte porque se asienta sobre las propias bases de la religión [...] él se apoya en la confianza en Dios [...] convida a los hombres a la felicidad, a la esperanza, a la verdadera fraternidad [...]”.

    Reconocemos que Kardec hace importantes definiciones en El evangelio según el espiritismo (presentación): “Muchos puntos de los Evangelios, de la Biblia y de los autores sacros en general por si solos son ininteligibles, pareciendo algunos hasta irracionales, por falta de la llave que faculte se les prenda el verdadero sentido. Esa llave está completa en el Espiritismo...”. En el capítulo I de este mismo libro Kardec incluye el mensaje de Un Espíritu israelita”: “Moisés abrió el camino; Jesus continuo la obra; el Espiritismo la concluirá.” 

    Destacamos que el filósofo y periodista Herculano Pires nos dejó significativas obras que analizan esas cuestiones, entre otras el libro: El espíritu y el tiempo. Introducción histórica al espiritismo, cuya 1ª. Edición vino a la luz en 1964.

    Entre las Obras Básicas de Allan Kardec, percibimos que el libro El Evangelio Según el Espiritismo es utilizado, generalmente, como “lectura preparatorias” de reuniones como temas de palestras y que está faltando su estudio. Durante nuestra presidencia en la FEB, intensificamos la divulgación de ese libro por ocasión del Sesquicentenario de su publicación, inclusive con su edición en asociaciones con Federativas, en una tirada de 200 mil ejemplares, y, en el temario del 4º. Congreso Espírita Brasileño, en 2014. Ese congreso fue un marco de evento bien sucedido, descentralizado y efectuado simultáneamente en cuatro regiones, con consultas previas a las Federativas sobre temas y expositores, y autosustentable. También creamos las reuniones de estudio de El evangelio según el espiritismo, en la sede de la FEB en Brasil, e integramos su equipo de facilitadores y acompañamos el vívido interés de los participantes de diversas fajas etarias y con diferentes grados de conocimiento doctrinario, en el desenvolvimiento de los temas; fueron muy marcadas las valoraciones que los frecuentadores hicieron sobre esas reuniones de estudio. En el período se adoptó una adaptación de la metodología de estudio interpretativo del Evangelio, que fue desenvuelta por Honorio Onofre Abreu (ex-presidente da UEM, MG). También fue creado el Núcleo de Estudio y Pesquisa del Evangelio (NEPE da FEB) que generó una serie de vídeo aulas – “Evangelio a la luz del Espiritismo” por la TVCEI y después FEBtv, teniendo como desdoblamiento el aparecimiento de varios grupos de estudios de El evangelio según el espiritismo en varios locales del país. Aun como consecuencia, la Editora FEB lanzo en 2014 el libro elaborado por un equipo, con el título El evangelio según el espiritismo. Orientaciones para el estudio.

    Tras dejar la presidencia de la FEB, proseguimos en esa línea de trabajo e inclusive elaboramos el libro Epístolas de Pablo a la luz del Espiritismo (Ed. El Clarín), valorizando la esencia de las recomendaciones morales de Pablo sobre los dones espirituales, con abordajes simples, objetivos y fundamentadas en las obras de Kardec y del Espíritu Emmanuel, psicografiados por Francisco Cândido Xavier.



    8) ¿La figura de Chico Xavier está siendo venerada con equilibrio o con exagero? ¿Usted concuerda que el surge actualmente como una voz más fuerte y más requisita que la de Kardec?

    Cesar Perri –En realidad, encontramos las dos situaciones. Sorprendidos, hemos verificado que muchos espíritas y hasta dirigentes nunca leyeran las obras psicográficas de Chico Xavier, a efectos de modismos de la literatura espírita y al estudio por folletos. Chico Xavier era muy simple y no aceptaba incensamentos de los amigos y simpatizantes. Lo conocí personalmente y lo visitamos con asiduidad durante más de 20 años en las acciones de la Comunión Espírita Cristiana y del Grupo Espírita de la Prece, y en su hogar, en Uberaba. Tenemos muchos registros con él. Cuando completó 70 años de mediumnidad, lo homenajeamos escribiendo el libro Chico Xavier. El hombre y la obra (editado por la USE-SP). En ese libro y principalmente ahora, entendemos que lo más importante será la valorización del estudio de su obra. Por elección de la CFN de la FEB coordinamos nacionalmente el “Proyecto Centenario de Chico Xavier” y después divulgamos efemérides ligadas a libros, como los 70 años de la publicación de Pablo y Esteban. Durante nuestra presidencia en la FEB estimulamos la amplia divulgación de los libros psicográficos de Chico Xavier, apoyamos la elaboración y el inicio de la publicación de la serie Colección El Evangelio por Emmanuel, y providenciamos un contrato de asociación con la Editora CEU (de San Pablo) con la FEB, para la edición de los títulos de Chico Xavier de esa tradicional casa editorial. Entendemos que el estudio de los libros de este médium deben ser realizados junto con los de Allan Kardec, además fue la propuesta de Emmanuel en los libros en que homenajeo el Centenario de las obras de Kardec, a saber: Religión de los espíritus, Siembra de los médiums, Libro de la esperanza, Justicia divina.

    9) ¿Por qué el Movimiento Espírita Brasileño, de modo general, no da a la defensa de la vida, en especial, a la prevención del aborto la misma prioridad de las demás áreas de su actuación?

    Cesar Perri – Desde la publicación de los opúsculos En Defensa de la Vida, por la FEB, durante la gestión del ex-presidente Néstor João Masotti, y de sus actuaciones – que acompañamos –en el origen del Movimiento Nacional de la Ciudadanía En Defensa de la Vida – Brasil sin Aborto (2006), verificamos que con el apoyo de la CFN de la FEB, surgieran muchas acciones en varios Estados. En varios de estos, las coordinaciones fueron realizadas por liderazgos espíritas locales. Desde el inicio de esa campaña tuvimos participación activa, con equipo de apoyo, en los eventos que estimulan la defensa de la vida. Llegamos a conseguir un artículo especial para la revista Reformador, de autoría de Eros Grau, ex-ministro del Supremo Tribunal Federal, contrario al aborto y publicado en 2011. En las reuniones de la CFN de la FEB y en sus acciones regionales fueron divulgadas y estimulamos tales Campañas. Hubo buena repercusión y buenos resultados, sin embargo, reconocemos que son acciones más recientes al compararlas con actividades más antiguas de los centros espíritas y del movimiento espírita.

    10) Se percibe, actualmente, un cierto enfriamiento del vigor en el movimiento espírita en Brasil. ¿Usted está de acuerdo con esa percepción?

    Cesar Perri – Talvez pudiésemos decir que el movimiento espírita – si consideramos el movimiento más ligado al trabajo federativo – no acompaña la expansión de la base, o sea, de los centros espíritas. En nuestros viajes continuados por el interior constatamos este hecho. Otro aspecto es la dimensión territorial de nuestro país y sus Estados, casi un Continente, y las dificultades financieras para la movilidad entre las ciudades y entre los Estados. Por otro lado, acreditamos que hay mucho a ser realizado para la comprensión de la unión – como lazo moral, solidario e espiritual –, el respeto a la diversidad de las situaciones y condiciones de los centros espíritas, y el conocimiento de esas realidades para el mejor atendimiento y apoyo a las reales demandas de las diversificadas instituciones. En las visitas a centros pequeños y con varias características, fortalecemos el punto de vista de que el trabajo de unión debe ser constantemente adecuado a las bases del movimiento: los centros espíritas. Vale la pena la relectura y la reflexión de Allan Kardec, en asuntos anexos, principalmente la 2ª. Parte de Obras póstumas.

    11) Visando la mejora de las actividades del Movimiento Espírita, sobre todo desde el punto de vista de la calidad doctrinaria, con la experiencia de haber sido director, vice-presidente y presidente de la FEB en un intervalo substancial de tiempo, que estrategia considera el señor que podría ser más eficiente por parte tanto de los cofrades con mayor influencia en órganos federativos y grandes centros espíritas como también de los cofrades con una actuación de menor repercusión en nivel nacional? ¿En ese contexto, hasta que ponto la FEB observaría y seria sensible a tales esfuerzos para ajustar sus propias directrices?

    Cesar Perri – Nuestra sugestión es la amplia difusión de las Obras Básicas de Kardec, la implementación de la Campaña “Comience por el Principio”, estimulando el estudio y la lectura directa en los libros, y procurando disponibilizar libros en formato y valor monetario compatible con la mayor parcela de la población brasileña, y que tiene dificultades financieras. Creemos que es llegado el momento de rever el proceso de “escolarización” que se desenvolvió con la creación de cursos, ciclos, folletos y exigencias de pre-requisitos como fajas etarias patronizadas de secuencia y de frecuencia a cursos para la posterior integración en las actividades de los centros espíritas y del movimiento espírita. Los datos del Censo realizados por la IBGE en los años 2000 y 2010 apuntan para realidades que son preocupantes de los espíritas declarados, de faja social y de faja etaria. Es urgente la revisión de los procesos para la integración de la infancia y de los jóvenes, y de la familia, en los centros espíritas. A nuestro ver, las propuestas de trabajo precisan ser adecuadas a las distintas realidades de los centros espíritas, recordando que la mayoría es simple y de pequeño porte. Esos asuntos ya venían siendo abordados por algunas Federativas Estudiantiles y estimulamos tales estudios en el Consejo Federativo Nacional de la FEB, mas enfrentando algunas resistencias localizadas. Repetimos siempre que hay necesidad de menos formalidades y más espontaneidad y simplicidad en las actividades espíritas.

    Estrechamos los lazos con las Entidades Espíritas Especializadas de Ámbito Nacional y fue creado el Consejo Nacional de ellas, junto a la FEB. Entendemos que el Consejo Federativo Nacional de la FEB, integrado por los presidentes de las Entidades Federativas de los 26 Estados y del Distrito Federal y por el presidente de la FEB, tiene una responsabilidad muy grande en el sentido de estimular el efectivo apoyo, la adecuada dinamización del movimiento espírita de nuestro país.

    12) ¿En la década de 1940 (antes del Pacto Áureo) líderes espíritas de Minas Gerais, San Pablo, Rio Grande del Sur entre otros soñaban con la creación de una Confederación espírita, cuál es su opinión sobre eso?

    Cesar Perri –En los años 1940 y principalmente tras la fundación de la Unión de las Sociedades Espíritas del Estado de San Pablo (1947) surgieran propuestas de unión y que deberían ser discutidas con la FEB. La primera psicografia de Chico Xavier sobre unión y unificación fue señalada por Emmanuel – “En nombre del Evangelio” -, y dirigida a los participantes del 1º Congreso Nacional Espírita en San Paulo, promovido por la USE-San Paulo, en 1948. Ese mensaje, con el título antes mencionado, fue psicografiado el día 14 de septiembre de 1948, en Pedro Leopoldo, MG (In: Orientación a los órganos de unificación. FEB). Un grupo de liderazgos espíritas del Sur y del Sudeste mantuvo contactos con el ex-presidente de la FEB Wantuil de Freitas y, finalmente, fue asignado el “Pacto Áureo” (1949), creándose el actual Consejo Federativo Nacional de la FEB. Simultáneamente también surgían ideas sobre una Confederación. En el año 1997, como presidente da USE-SP articulamos la elaboración de una moción de unión y solidaridad al CFN de la FEB, que contribuye para evitar la propagación de la propuesta de Confederación, que crecía con la oportunidad en función de polémicas doctrinarias. La moción aprobada redundó en el fortalecimiento de la CFN con la elaboración de nuevas propuestas de actuación (Reformador, diciembre de 1997, p.360-1), las cuales fueron seguidas por los ex-presidentes Juvanir, Masotti y por nosotros. Varios países adoptan la organización de Confederación y el Consejo Espírita Internacional (CEI), en su Estatuto vigente desde 2002, en la práctica se configura como una confederación. En lo tocante al trabajo de unión y de unificación, entendemos que cabe a las Entidades Federativas Estatales, integrantes de la CFN, definir la organización y la acción federativa.



    13) Sus consideraciones finales:

    Cesar Perri –Con relación a la tónica predominante de las cuestiones formuladas por varios compañeros entrevistadores, concluimos y sintetizamos, sugiriendo a los lectores la reflexión sobre el último discurso de Allan Kardec, de noviembre de 1868 (Revista Espírita, diciembre de 1868) – ya citado anteriormente -, donde hay colocaciones muy oportunas sobre la unión de los espíritas: "¿Cuál es, pues, el lazo que debe existir entre los espíritas? Ellos no están unidos entre sí por ningún contrato material, por ninguna práctica obligatoria. ¿Cuál es el sentimiento en el cual se debe confundir todos los pensamientos? Es un sentimiento todo moral, todo espiritual, todo humanitario: el de la caridad para con todos o, en otras palabras: el amor del prójimo, que comprende los vivos y los muertos, pues sabemos que los muertos siempre forman parte de la Humanidad. [...] El lazo establecido por una religión, sea cual sea su objetivo, es, pues, esencialmente moral, que liga los corazones, que identifica los pensamientos, las aspiraciones, y no solamente el hecho de compromisos materiales, que se rompen a la voluntad, o de la realización de fórmulas que hablan más a los ojos que al espíritu. El efecto de ese lazo moral es el de establecer entre los que el une, como consecuencia de la comunión de vistas y de sentimientos, la fraternidad y la solidaridad, la indulgencia y la benevolencia mutuas."

    quinta-feira, 15 de setembro de 2016

    "VENCER EN LA VIDA" Y EN LAS FASCINACIONES UTOPISTAS” Jorge Hessen

    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes 
    Madri/Espanha


    En la sociedad el “vencer en la vida” es relativo; todos podrían “vencer”, si se entendiesen convenientemente, porque el verdadero “vencer en la vida” consiste en cada uno emplear su tiempo como le apetezca, y no en la ejecución de trabajos por los cuales no sientan ningún gusto. “Como cada uno tiene aptitudes diferentes, ningún trabajo útil quedaría por hacer. En todo existe el equilibrio; el hombre es quien lo perturba.” [1]
    Es evidente que no es natural la “desigualdad extrema” en la sociedad. Es obra de algunos hombres y no de Dios. Mas esa “desigualdad extrema” desaparecerá cuando el egoísmo y el orgullo dejen de predominar. Permanecerá sin embargo la desigualdad del merecimiento, pues a cada uno según sus méritos, como profirió Jesús.” [2]
    Sobre eso, lei con atención el testimonio de Fernanda Orsomarzo, una juez de derecho del Tribunal de Justicia del Paraná, afirmando que “trabajo duro” para ser Juez de Derecho. Llegó a estudiar 12 horas por día, abdicó de fiestas, paso las fiestas frente a los libros. Si, mucho esfuerzo personal.[3]  Seria hipocresía afirmar que se tornó jueza por méritos personales. Justifica que todo le fue favorable, pues nació “blanca”, era de la clase media, estudio en escuela particular, frecuento cursos de inglés e informática, tuvo acceso a filmes y libros. Contó con padres presentes y preocupados con su formación. Jamás falto a su café de la mañana, almuerzo y cena. Nunca se preocupó con la merienda o material escolar.
    No obstante su esfuerzo individual, no en tanto, afianza que nada conquistaría sin las innumerables oportunidades proporcionadas por el hecho de haber nacido “blanca” y en el seno de una familia de clase media bien estructurada. Justifica no tener mérito porque en la competición en busca de “vencer en la vida”, tuvo todas las ventajas desde que nació. Por eso, según afirma, no es justo ser exigido que alguien que ni siquiera tener profesores pagados por el Estado entre en esa competición (“vencer en la vida”) en iguales condiciones.
    Alega que el discurso basado en la meritocracia no responsabiliza al Estado y juega en los hombros del individuo todo el peso de su omisión y de la falta de políticas públicas. Según Orsomarzo, la meritocracia naturaliza la pobreza, encara con normalidad la desigualdad social.
    En que pese a Fernanda tener un discurso encantador, talvez resbale para una ideología capciosa. Bajo el punto de vista espírita no concordamos con su arenga. Observemos el siguiente escenario: se abre vacante para el médico, a través de un concurso público (confiable). Podrán inscribirse los que satisfacen las exigencias legales. Se presentan dos candidatos. El primero es hijo de un profesor, estudio en una facultad “de punta”, tuvo en el hogar todos los estímulos para estudiar todos los libros necesarios y nunca precisó trabajar. El segundo candidato es huérfano de padre desde niño. Su madre es una diarista, crio cinco hijos con enormes dificultades. Ese candidato no tuvo mucho tiempo para estudiar; sin libros, teniendo que trabajar desde muy temprano, estudiando por la noche en una facultad “fulera”, poca alimentación etc.
    Se pregunta: ¿cuál de ellos dos, considerándose que poseen la misma inteligencia y se prepararon para el concurso, está, teóricamente, en mejores condiciones de vencer la disputa? Obviamente, el primer candidato.
    Para los espíritas la meritocracia tiene sentido a partir de un abordaje reencarnacionista, y torna justa la ley de Dios. Nuestras encarnaciones son construidas según dos variantes: la necesidad evolutiva y los resultados de nuestras acciones de vidas anteriores.
    El primer candidato (hijo del profesor) pudo haber sido un hijo de una lavandera en una reencarnación anterior, y que, superando todos los obstáculos, hizo lo mejor que pudo, adquiriendo merecimientos, que le son considerados en la existencia actual. El segundo candidato (hijo de la lavandera) talvez había sido un hijo de un profesor en el pasado, que habiendo recibido todas las facilidades en existencia hipotética, las desconsideró, llevando una vida de ocio o libertinaje. Retorna, por la reencarnación, al escenario de la Tierra, con dificultades redentoras para, a través de la vida costosa, reeducarse ante si mismo. Y así la justicia se hace y el principio del mérito se torna aplicable a las diferentes situaciones de la vida.
    Meritocracia (del latín meritum, "mérito", y del sufijo cracia, "poder") indica posiciones o colocaciones conseguidas por mérito personal. Es común hacer referencia a la meritocracia espírita, designada por Kardec como aristocracia intelecto-moral, desmereciéndola por analogía a la meritocracia vigente. La meritocracia espírita es fundamentada en las conquistas morales del Espíritu encarnado. Los conceptos del Espiritismo defienden la meritocracia del ideal liberal, la libertad individual y quien pugna por esos valores no debe ser como un reaccionario.
    El principio de la improfícuas ideología igualitaria siempre fascino la mente revoltosa, porque parece ser más “justa”, y atender mejor a la parte más “desprotegida” de la sociedad. ¡Irrisión! Esa ideología carga consigo una mancha execrable. No es capaz de respetar lo que es inherente al ser humano, que es el libre arbitrio individual. Como no conseguirá jamás establecerse con la concordancia de los ciudadanos, precisa imponerse a la fuerza para que los “más iguales” (grupejos autoritarios y minoritarios) lideren y dirijan la “libertad” del resto de la masa narcotizada y reprimida.
    ¿Sería hoy posible la “igualdad absoluta” de las riquezas, por ejemplo o de las oportunidades? Es obvio que no es posible. “A eso se opone a la diversidad de las facultades y de los caracteres. ”[4] Hay, teóricos que juzgan ser el “igualitarismo” el remedio a los males de la sociedad. Casi siempre tales partidarios son ateos, materialistas y cultores de sistemas [coercitivos] o egoístas obstruidos por la codicia. “No comprenden que la “igualdad” con la que sueñan seria a corto plazo deshecha por la fuerza de las circunstancias.
    Si es importante combatir el egoísmo, que es la llaga social, mas no correr tras de quimeras utópicas.”[5]

    Referências bibliográficas:
    [1]           Kardec Allan. O Livro dos Espíritos , questão 812,  RJ: Ed. FEB, 2000
    [2]           Idem, questão 806
    [3]           Disponível em http://www.em.com.br/app/ noticia/politica/2016/09/06/ interna_politica,801438/juiza- diz-que-meritocracia- naturaliza-pobreza-e-post- viraliza.shtml ,  acesso  07/08/2016
    [4]           Kardec Allan. O Livro dos Espíritos , questão 811, RJ: Ed. FEB, 2000
    [5]           Idem  inciso “a”

    terça-feira, 6 de setembro de 2016

    EN LAS TENSIONES SOCIALES EL ESPIRITA EXORA SIEMPRE LA EVOLUCIÓN, NUNCA LA REVOLUCIÓN - Jorge Hessen


    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes 
    Madri/Espanha

    Observemos abajo los respetables argumentos de algunos líderes residentes en las favelas de Brasil. Pronuncian tales líderes que existe hoy una guerra urbana, aunque el poder público no tiene interés en cambiar ese panorama. Afirman que la educación brasileña no mejoró para quien es pobre y vive en favelas. Además, retrocedió mucho. En Brasil la educación no ha sido prioridad de ningún gobierno. Los profesores no son respetados y sus salarios son degradantes.

    Recuerden que la pobreza aun yace estacionada, con todo, ser pobre no es una deshonra. Lo que falta en Brasil es respeto, es la percepción de que no hay bandido solo en las favelas, mas si también entre los pijos y patrioteros y entre los insospechados “cuellos blancos”.

    Las manos de obra pesadas están en los barrios pobres, en las comunidades y en las favelas. El ingeniero calcula todo, más quien hace la base y levanta la pared es el trabajador suburbano. Los adinerados no comprenden que cuando morimos todos vamos para el mismo lugar. Allá en el cementerio, acaba la arrogancia, la prepotencia, el egoísmo, el desprecio. Somos todos iguales, independientemente del color, raza, condición financiera, religión. Dios hizo todo el mundo a su manera, no existe nadie perfecto.

    Sin embargo de la consistencia de opinión antes mencionada, creo que el grito de indignación, dimanado de los líderes referidos, su lógica indiscutible, puede padecer afanados ajustes a través de algunos conceptos doctrinarios.

    Anotemos, pues.

    Concordamos que los beneficios del desenvolvimiento material no está siendo divididos equitativamente y el foso entre afortunados y desheredados (ricos x pobres) es colosal. Esa tendencia puede ser amenazadora para el equilibrio social, por eso es urgente corregirla. Caso contrario, las bases de la seguridad global podrán estar seriamente amenazadas.

    Sabemos que el conocimiento y la tecnología a nuestro favor, necesarios para sustentar a toda la población y reducir los impactos de las desigualdades materiales, hasta porque los desafíos económicos, políticos, sociales y espirituales están entrelazados, y, juntos, podremos crear, de inicio, soluciones emergentes para que evitemos el caos total en poco tiempo.

    Urge que se cree en la población una mentalidad crítica, que permita establecer nuevos comportamientos, reduciendo los extremismos ideológicos, normalmente de los discursos arduos de los políticos deshonestos, algunos fantasiosos de “padres de los pobres”, y entronizarse entre nosotros la verdadera solidaridad. La sociedad debe construir nuevos modelos de convivencia lastrados en la fraternidad y en el amor. La falta de percepción de la interdependencia y complementariedad entre los ciudadanos genera una visión individualista, materialista, separatista. Eso no es nada auspicioso.

    Los espíritas, comprendemos y explicamos muchos fenómenos sociales y económicos a través de la pluralidad de las existencias. No somos heraldos de revoluciones porque creemos en la evolución, esto es, los espíritas somos evolucionarios y no revolucionarias, y nuestra propuesta es para cambios en la intimidad del ser humano; no contemporizamos con las injusticias, todavía entendemos bien la concentración de riqueza que necesariamente no siempre significa la ausencia de fraternidad, o manutención de privilegios y de excesos en el uso de los bienes, de las riquezas y del poder de unos pocos en detrimento del infortunio de la mayoría.

    Indagado sobre la desigualdad verificada entre las clases sociales, el Espíritu Emmanuel esclarece que “la desigualdad social es el más elevado testimonio de la verdad de la reencarnación, mediante la cual cada espíritu tiene su posición definida de regeneración y rescate. En ese caso, consideramos que la pobreza, la miseria, la guerra, la ignorancia, como otras calamidades colectivas, son enfermedades del organismo social, debido a la situación de prueba de la casi generalidad de sus miembros. Cesada la causa patogénica con la iluminación espiritual de todos en Jesucristo; la molestia colectiva estará eliminada de los ambientes humanos”.[1] 

    Finalizo con las palabras del notable Leon Denis que enuncio: “El Espiritismo es, nadie se engañe, uno de los mayores acontecimientos de la historia del mundo. Siendo así hoy, cara a las doctrinas religiosas enflaquecidas, petrificadas por el interés material, impotentes para esclarecer al Espíritu humano, se yergue una filosofía racional, trayendo en si el germen de una transformación social, un medio de regenerar a la Humanidad, de liberarla de los elementos de descomposición que la esterilizan y ensucian”. [2]

    Referencias bibliográficas:

    [1]           Xavier, Francisco Cândido. O Consolador, ditado pelo Espírito Emmanuel, Rio de Janeiro: Ed. FEB,  1999, questão 55

    [2]           Denis, León. Después de la Muerte, capitulo 24, Rio de Janeiro: Ed. FEB, 1998

    sábado, 3 de setembro de 2016

    LOS “BAM, BAM, BANS”, INSIGNIFICANTES DE SIEMPRE Jorge Hessen


    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes 
    Madri/Espanha

    Una investigación conducida por psicólogos de la Universidad de California, Davis, en los Estados Unidos y publicada en el periódico Journal of Personality and Social Psychology, confirma la existencia de personas con personalidad “despreciable” (arrogante).

    Los psicólogos desenvolvieran una tesis de la personalidad envolviendo 960 voluntarios que también tuvieron que responder a tesis relacionados con la rabia, el enojo, la envidia, el orgullo, perfeccionismo y narcisismo. Los pesquisidores acreditan que los individuos arrogantes presentan resquicios de narcisismo, psicopatía y maquiavelismo. Eso porque esas personas siempre ven a los otros como peores (inferiores) y no tienen problema en manipularlos.

    Otros experimentos realizados por el mismo equipo sugieren aun que las personas arrogantes tienen más tendencia a ser racistas, además de ser pésimas influencias en los relacionamientos. Los pesquisidores acreditan que esos sujetos tienden a tener baja autoestima y ansiedad.

    La arrogancia puede ser interpretada, en líneas generales, como aquel comportamiento que visa demostrar que el individuo es en lo mínimo “igual” o casi siempre superior a los demás, de modo a producir impacto sobre los otros. Ese impacto puede incluir admiración, galanteos, reverencia, preeminencia o hasta aun mismo “mal de ojo”. Entretanto, muchas veces produce una evaluación negativa, pudiendo hacer que los otros consideren ese individuo arrogante, pedante, despreciable y, por consiguiente, procuren apartarse o despreciar.

    La arrogancia es una expresión de la obsesión de alguien querer ser mayor, más inteligente, más grandioso y más importante que las otras personas, para compensar lo que está faltando en si mismo. Por sentirse (inconscientemente) tan pequeño e insignificante,  el arrogante precisa parecer y de lo que es para probar que, en verdad, es insustituible y especial.

    Para contrapesar el miedo de no ser evolucionado lo suficiente, adopta la ilusión de “su más importante que usted”, “soy más inteligente que usted” y puede de hecho acreditar que es más perfecto que aquellos que están a su alrededor, hasta aun mismo en las huestes espíritas. El arrogante ajusta la fachada perfecta, consintiendo ser manipulador, insensato, controlador y transgresor de reglas de buenas maneras. Mira de arriba abajo con “obsequio” para las personas que consideran inferiores.

    Siempre que nos incomodamos por la conducta de los otros y hacemos juicios de valor, en vez de condenar y comparar nuestras diferencias de tipo “ellas son unas toperas”, “ellas parecen que no raciocinan”, o “yo soy el bam bam bam en cuestiones de conocimiento espirita” etc., sería prudente silenciarnos, reflexionar y no manifestar esos arrebatos.

    Urge avaluar si eso no es un disturbio, pues estamos lanzando sobre los otros, despojos de nuestros poderes despreciables. En verdad nuestra arrogancia está sirviendo como mecanismo de defensa para que no veamos en nosotros mismos nuestra rotunda insignificancia ante los comparados.

    En suma, ese hinchado de prepotencia, sin el   antídoto de la humildad, invariablemente nos resumirá a una personalidad despreciable, impenetrable impidiendo hacer una autocrítica correcta y reconocer nuestros poderes nebulosos, nuestros comportamientos destructivos y cuáles de nuestras tendencias son o no son admisibles.

    Si nos despojamos de nuestra arrogancia, alcanzaremos la victoria sobre nuestro egoísmo, causa máxima de los amplios males de la Humanidad. Si fuéramos humildes, trataremos todos como compañeros, amigos y hermanos (como dice la música), y no más nos sentiremos adversarios y enemigos de quien quiera que sea. 

    Se nos conducimos en una línea de entera fraternidad, con certeza, huirán de nuestros corazones la arrogancia y la vanidad. Entretanto que nuestra humildad no sea apenas aquella actitud barnizada, que aun en nosotros reside, más si la simplicidad legítima y espontánea, a fin de recibir la verdadera luz y penetrarnos en el entendimiento de todo cuanto Jesus nos enseñó.