MENU

  • LEITORES
  • domingo, 16 de abril de 2017

    ¿Se cayó del avión, del paracaídas, del rascacielos y no falleció – es un milagro? Jorge Hessen


    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes 
    Madri/Espanha



    Solo la mitad de las personas que caen de una altura de tres pisos sobreviven. Si fueran diez pisos, casi nadie lo resiste. Más, increíblemente, el ecuatoriano Alcides Moreno, un limpiador de ventanas de Nova York, sobrevivió a una caída de 47 pisos del edificio Solow Tower, en Manhattan, la mañana del 7 de diciembre de 2007. "Es un milagro", dice Herbert Pardes, entonces presidente del Hospital Presbiteriano de Nova York, donde Alcides fue atendido. Los espíritas no creemos en los “milagros”. [1]

    Consideremos otros hechos más asombrosos. James Boole, Nicholas Alkemade, Vesna Vulóvic y Alan Magee también desafiaron las leyes naturales conocidas por la ciencia al escapar de la “muerte” física en caídas de alturas elevadísimas. 

    James Boole saltó en Rusia del avión, su paracaídas no funcionó y cayó sobre piedras cubiertas de nieve, a una velocidad de 160 km/h – mismo así Boole no desencarnó, y apenas se fracturó una costilla. 

    Nicholas Alkemade, sargento y miembro de RAF, estaba volando por Alemania cuando su avión fue atacado. La aeronave luego viró una bola de fuego en caída libre. Como su paracaídas fue destruido peor el fuego, Alkemade resolvió tener una “muerte” rápida saltando del avión para no sufrir siendo quemado lentamente. El cayo desde 5500 metros, más el impacto fue absorbido por los árboles y por la nieve que cubría el suelo. Nicholas sufrió apenas una torcedura en la pierna.

    Vesna Vulóvic, una aeromoza que sobrevivió a una caída de diez mil metros. Con 22 años, Vesna era comisaria de bordo de Yugoslav Airlines. Más en su vuelo había una bomba instalada por terroristas croatas. Como la parte en que estaba del avión cayó en una montaña cubierta de nieve, Vesna fue la única sobreviviente del accidente. 28 personas, incluyendo pilotos, comisarios y pasajeros, desencarnaron.

    Alan Magee – 6,5 km, un piloto americano que sobrevivió a una caída de más de 6500 metros mientras estaba bajo el ataque, en la Segunda Guerra Mundial. El cayó sobre el vidrio de la Estación de Trem St. Nazaire, en una misión en Francia. De alguna forma, el vidrio amortiguó su caída. El fue capturado por tropas alemanas, posteriormente, que quedaron impresionadas con el hecho.  

    Como notamos supra, los personajes son puntos fuera de la curva - o sea,   no desencarnaron. ¿Será que hay alguna explicación espírita para los hechos? De las leyes naturales ignoramos sus complejidades, sobre todo considerando la gravitación. Recordemos que en la época de las “mesas giradoras” los espíritus conseguían promover la levitación de objetos pesados, desafiando, pues, las leyes de la física conocida (gravedad).

    Hay personas que sobreviven a un peligro mortal más enseguida “mueren” en otro. “Parece que no podían escapar de la “muerte”. ¿No hay en eso fatalidad? preguntó Allan Kardec a los Espíritus. Estos fueron categóricos: “Fatal, en el verdadero sentido de la palabra, solo es el instante de la muerte lo es. Llegado ese momento, de una forma o de otra, de ella no podéis libraros.”[2]   El Codificador insistió: “¿Siendo así, cualquiera que sea el peligro que nos amenace, si la hora de la “muerte” aun no llego, no moriremos? Los Benefactores pacificaron: “No; no perecerás y tienes de eso millares de ejemplos. Cuando, sin embargo, suene la hora de tu partida, nada podrá impedir que partas.” [3]

    Reflexionemos  en lo siguiente: Por no haber llegado la hora de la “muerte” de Moreno,  Boole, Alkemade, Vulóvic e Magee, considerando las situaciones extremas vividas, seria admisible que ellos fuesen  resguardados por intervenciones del más allá, en una especie de “anulación” de la ley de la gravedad conocida? No es sencillo responder tales cuestiones. El sentido común dice que nadie “muere” si no le ha llegado la hora. ¿Ahora, sí solo “morimos” cuando es llegada la hora, entonces una persona asesinada “muere” en la hora cierta? ¿Cómo queda el libre albedrio del asesino en ese caso? 

    Importa encender la luz para una buena discusión aquí. Por diversas razones y es natural que alguien pueda tener la vida interrumpida antes del tiempo tanto como pueda tener la vida prolongada durante el transcurso de una existencia. ¿Será que el Espíritu que comete un asesinato sabía que reencarnó para matar? “¡No! Responden los Benefactores. “Escogiendo una vida de luchas, sabe que tendrá el deseo de matar, mas no sabe si matará, visto que al crimen precederá casi siempre, de su parte, la deliberación de practicarlo. Ahora, aquel que delibera sobre una cosa es siempre libre de hacerla, o no. Si supiese previamente que tendría que cometer un crimen, el Espíritu estaría a eso predestinado. Ahora, nadie hay predestinado al crimen y todo crimen, como cualquier otro acto, resulta siempre de la voluntad y del libre albedrio. [4]

    El tema parece simple, sin embargo presenta sus complejidades. Y para complicar un poquito, los Espíritus enfatizan - “venga por un flagelo la “muerte”, o por una causa común, nadie deja por eso de “morir”, desde que haya sonado la hora de la partida.” [5]¿Será que todo lo que se relacione a la “muerte” esta “escrito” (asesinato, por ejemplo)? ¿Dónde encajar el libre arbitrio aquí? Reconozco, con mucha humildad, que hay “misterios” inexplicables mucho más allá de mi enana razón. ¿Y es más, “del hecho de ser infalible la hora de la “muerte” se podría deducir que sean inútiles las precauciones que tomemos para evitarla? Los Espíritus dicen que “no, visto que las precauciones que tomamos son sugeridas con el objetivo de evitar la muerte que nos amenaza. Son uno de los medios empleados para que ella no se dé. ” [6]

    ¿En el caso de los personajes que protagonizan este artículo, considerando las condiciones extremas, diría casi que surreales que sucedieran, como sobrevivieron?  Fue porque no “sonó la hora de la partida” de ellos? ¡Hum!?...Cuanto al “milagro” citado por Herbert Pardes, presidente do Hospital Presbiteriano de Nova York, esclarecemos que el Espiritismo considera desde un punto más elevado la religión cristiana; le da una base más sólida que la de los “milagros”: las inmutables leyes de Dios, que obedecen así al principio espiritual, como al principio material. Esa base desafía al tiempo y a la Ciencia, pues el tiempo y la Ciencia vendrán a sancionarla. [7]

    Referencias bibliográficas:

    [1]       Disponível em http://www.bbc.com/portuguese/ geral-39216175 acesso 10/04/2017

    [2]       KARDEC, Allan. O Livro dos Espíritos, per. 53, RJ: Ed. FEB, 2000

    [3]       Idem, per. 53-a

    [4]       Iem , per. 861

    [5]       Idem, per. 738

    [6]       Idem, per. 854

    [7]       KARDEC, Allan. A Gênese,”Os milagres segundo o Espiritismo”, Capítulo XIII, RJ: Ed FEB, 2000 

    sábado, 15 de abril de 2017

    ¿La vida inteligente solo existe en la Tierra? Jorge Hessen

    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes 
    Madri/Espanha
    Hace dos mil años, Jesús anunció que “hay muchas moradas en la Casa de Mi Padre”- (1) Actualmente, no es difícil comprender que Dios creo Su Casa el (Universo), en cuya moradas están los incontables planetas. Astrónomos detectaron atmosfera alrededor de GJ 1132b, un exoplanetas rocoso de un tamaño próximo al de la Tierra, lo que representa un paso significativo en la búsqueda de vida fuera de nuestro Sistema Solar.

    Es la primera vez que se detecta una atmosfera alrededor de un planeta con una masa y un rayo semejantes a los de la Tierra”, dijeron los científicos, cuyo descubrimiento fue publicado en la revista Astronómica Journal. (2) Esta detección hace que el GJ planeta 1132b un objetivo prioritario de observaciones para el telescopio espacial Hubble, el telescopio gigante europeo de Observación Austral (ESO), que está en Chile, así como para el futuro James Webb Space Telescope, cuyo lanzamiento está previsto para 2018. (3)

    Hace dos décadas, la Astronomía ha registrado el descubrimiento de centenas de nuevos planetas, pertenecientes a otros sistemas planetarios. En la conferencia anual de la Sociedad Astronómica Norte-Americana, en cada descubrimiento, envolviendo los planetas de fuera de nuestro Sistema Solar (exoplanetas), apuntan para la misma conclusión: orbes, como la Tierra, son, probablemente, abundantes, a pesar del violento Universo de estrellas explosivas, agujeros negros triturados y galaxias en colisión. 

    El Sistema Solar posee 9 planetas con 57 satélites. En total, son 68 cuerpos celestes. Y, para que tengamos noción de su insignificancia, ante lo restante del Universo, "nuestro Sistema se compone de un minúsculo espacio de la pequeña Vía Láctea" (4), o sea, un aglomerado de, aproximadamente, 100 billones de estrellas, con, por lo menos, cien millones de planetas, que, según Carl Seagan, en lo mínimo, 100 mil de ellos con vida inteligente y mil con civilizaciones más evolucionadas que la nuestra. (5)

    Según Allan Kardec, "repugna a la razón creer que esos innumerables globos que circulan en el espacio no son sino masas inertes e improductivas."(6) La Ciencia viene descubriendo, incesantemente, planetas situados en otros sistemas estelares. En el campo de las pesquisas científicas "el Espiritismo jamás será ultrapasado, porque, si nuevos descubrimientos le demostraran estar en error, acerca de un punto cualquiera, él se modificará en ese punto. Si una verdad nueva se revelase, él la aceptará." (7)

    Aquellos seres, explica el mentor de Chico Xavier: "angustiados y afligidos, que dejaban, tras de sí, todo un mundo de afectos, no obstante sus corazones empedernidos en la práctica del mal, serian degradados en la faz obscura del planeta terrestre; andarían desplazados en la noche de los milenios por el pesar y la amargura; reencarnarían en el seno de las razas ignorantes y primitivas, recordando el paraíso perdido en los firmamentos distantes. Por muchos siglos, no verían la suave luz de Capela, más si trabajarían en la Tierra acariciados por Jesús y confortados en su inmensa misericordia."(8) Sobre eso Agustín afirmó en el siglo XIX que "no avanzar es retroceder, y, si el espíritu no se hubiera reafirmado bastante en la senda del bien, puede recaer en los mundos de expiación, donde, entonces, nuevas y más terribles pruebas lo aguardan".(9)

    En la Revista Espírita de Agosto/1858, publicó un diseño psicopictografíado (diseño mediúmnico) y asignado por el Espíritu Bernard Palissy, célebre alfarero del siglo XVI, referente “a una habitación en Júpiter, que sería la casa de Mozart. Somos también informados de que Cervantes seria vecino de Mozart y que por allá también viviría Zoroastro.” (10)

    En 1938 el Espíritu Emmanuel informó que en la “Constelación de Cocheiro, cerca de 42 años luz distante de nosotros, hay el sistema de Capela, de donde millares de años atrás algunos millones de Espíritus rebeldes que allá existían, fueron deportados para nuestro planeta. Aquí aprenderían a realizar, con el dolor y con los trabajos penosos, las grandes conquistas del corazón, impulsando simultáneamente el progreso de los seres terrestres.". (11)

    En la cuestión 172 de El Libro de los Espíritus, Kardec preguntó: “Las diversas existencias corporales se verifican todas en la Tierra?”, a lo que los Espíritus respondieron: “No; las vivemos en diferentes mundos. Las que aquí pasamos no son las primeras, ni las últimas; son, sin embargo, de las más materiales y de las más distantes de la perfección.”. (12) 

    Se sabe hoy en día existir, por el Universo observable, por lo menos 10 billones de galaxias. En 1991, en Greenwich, en Inglaterra, el observatorio localizo un cuásar (posible nido de galaxias) con la luminosidad correspondiente a 1 cuatrillón de soles [eso mismo, 1 cuatrillón!]. Acreditar que solamente la Tierra tenga vida es suponer que todo ese inmensurable Universo haya sido creado sin utilidad alguna, y seria una imposibilidad matemática que en un Universo tan inimaginable no se hubiese desenvuelto vida inteligente, sino solo en este pequeño planeta. Además, seria un incomprensible desperdicio de espacio. 

    Referencias bibliográficas:


    [1]João 14:2



    [4]As últimas observações do telescópio Hubble (em órbita), mostram o número de galáxias conhecidas de 50 milhões.

    [5]XAVIER, Francisco Cândido. Carta de uma morta, ditado pelo Espirito Maria João de Deus, São Paulo: LAKE, 1999.

    [6]XAVIER, Francisco Cândido. Novas Mensagens, ditado pelo espírito Humberto de Campos, Rio de Janeiro: Ed. FEB, 1940

    [7]FLAMMARION Nicolas Camille. Urânia, Rio de Janeiro: Ed. FEB, 1990.

    [8]KARDEC, Allan. O Livro dos Espíritos, Rio de Janeiro: Ed. FEB, 2001, perg. 55


    [10]KARDEC, Allan. Na Revista Espírita de Agosto/1858, Brasília: Editora EDICEL, 2002

    [11]XAVIER, Francisco Cândido. A Caminho da Luz, RJ: Ed. FEB, 2002

    [12]KARDEC, Allan. O Livro dos Espíritos, questão 172, RJ: Ed FEB, 2002

    Traducido por: M. C. R

    SIEMPRE POR LA CONSERVACIÓN DE LA VIDA ANTE LA MOLESTIA PROLONGADA Jorge Hessen



    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes 
    Madri/Espanha
    El día 11 de abril de 2017, la Justicia británica autorizó a los médicos desconectar, contra la voluntad de los padres, el suporte vital a Charlie Gard, un bebé de ocho meses, que sufre de una rara dolencia genética.  La decisión del Alto Tribunal fue recibida con gritos de "¡no!" por la familia, que pretendía llevar al bebé a los Estados Unidos para un tratamiento experimental. No en tanto, los médicos del Hospital Great Ormond Street de Londres consideran que ya es hora de que la criatura, que sufre de daños cerebrales, reciba cuidados paliativos.

    Los padres de Charlie Gard están "arrasados" con la decisión judicial, según su abogada, Laura Hobey-Hamsher. El juez Nicholas Francis dice que tomó la decisión "con la mayor de las tristezas", más con "la absoluta convicción" de estar haciendo lo mejor para el bebé, que merece "una muerte digna".

    Durante el juzgamiento, una médica explicó que la criatura ya no oye ni se mueve, y que está sufriendo innecesariamente. Charlie tiene una forma de enfermedad mitocondrial que causa el enflaquecimiento progresivo de los músculos y daños cerebrales.

    El caso despertó gran interés en Reino Unido y sus padres, Chris Gard y Connie Yates, abrieron una campaña de recaudación de fondos que consiguió  el 1,2 millón de libras de que necesitaban para llevar a la criatura a los Estados Unidos, gracias a las donaciones de más de 80.000 personas.[1]

    ¿Tenemos aquí un ejemplo clásico de autorización de eutanasia? Creemos que no! - La eutanasia encierra otra característica, recordando que es una práctica que no tiene el apoyo de la Doctrina Espírita. Apareció, no en tanto, últimamente la idea de ortotanásia, defendida hasta incluso por médicos espíritas.

    Muchos médicos revelan que la eutanasia es práctica habitual en UTI’s de Brasil, y que apresurar, sin dolor o sufrimiento, la muerte de un enfermo incurable es un hecho frecuente y, muchas veces, poco discutido en las UTIs de los hospitales brasileños. A pesar de la Asociación de Medicina Intensiva Brasileña negar que la eutanasia sea frecuente en las UTIs, existen aquellos que admiten razones más prácticas, como, por ejemplo, la necesidad de onda de la UCI, para alguien con posibilidades de supervivencia, o la presión, en la medicina privada, para reducir los costos.

    En los Consejos Regionales de Medicina, la tendencia es de aceptación de la eutanasia, excepto en casos desacuerdos dispersos entre los miembros de la familia, sobre la hora de cesar los tratamientos. Médicos y especialistas en bioética defienden, en verdad, un tipo específico de eutanasia, la ortotanásia que es el caso antes mencionado de Charlie Gard, que sería el hecho de retirar equipamientos o medicaciones, de que se sirven para prolongar la vida de un enfermo terminal.

    Al retirar esos suportes de vida (equipamientos o medicación), manteniendo apenas la analgesia y tranquilizantes, se espera que la naturaleza se encargue de la muerte. La eutanasia viene suscitando controversias en los medios jurídicos, recordando, no en tanto, que nuestra Constitución y el Derecho Penal Brasileño son bien claros: constituye un asesinato común. En las huestes médicas, bajo el punto de vista de la ética de la medicina, la vida es considerada un don sagrado y, por tanto, es vedada al médico la pretensión de ser juez de la vida o de la muerte de alguien.

    A propósito, es importante dejar consignado que la Asociación Mundial de Medicina, desde 1987, en la Declaración de Madrid, considera la eutanasia como siendo un procedimiento éticamente inadecuado. En el aspecto moral o religioso, sobretodo espírita, recordemos que no son pocos los casos de personas desengañadas por la medicina, oficial y tradicional, que procuran otras alternativas y logran curas espectaculares, sea a través de la imposición de las manos, de la fe, del magnetismo, de la homeopatía o mismo debido a los cambios comportamentales.

    Otras criaturas, con cuadros clínicos de enfermedades incurables, una vez puesto el magnetismo en actividad, también consiguen revertir las perspectivas de una fatalidad, con efectivas mejoras, propiciando horizontes de optimismo para sus almas. No cabe al hombre, en circunstancia alguna, o bajo cualquier pretexto, el derecho de escoger y deliberar sobre la vida o la muerte de su prójimo, y la eutanasia o mismo la ortotanásia, esa falsa piedad, perturba la terapéutica divina, el proceso de redención de la rehabilitación.

    Nosotros, espíritas, sabemos que la agonía prolongada puede ser finalidad preciosa para el alma y la molestia incurable puede ser, en verdad, un bien. No siempre conocemos las reflexiones que el Espíritu puede hacer en las convulsiones de dolor físico y los tormentos que le pueden ser escatimados gracias a un relámpago de arrepentimiento.

    De esa forma, entendamos y respetemos el dolor, como instructor de las almas y, sin vacilaciones o indagaciones descabidas, amparemos a cuantos experimentan la presencia constreñidora  y educativa, recordando siempre que a nosotros compete, tan solamente, el deber de servir, por cuanto la Justicia, en última instancia, pertenece a Dios, que distribuye con nosotros el alivio y la aflicción, la enfermedad, la vida y la muerte, en el  momento oportuno. El verdadero cristiano se porta, siempre, en favor de la manutención de la vida y con respeto a los designios de Dios, buscando no solo minorar los sufrimientos del prójimo - sin eutanasias/ortotanásia, claro! - Mas también confiar en la justicia y en la bondad divina, hasta porque en los Estatutos de Dios no hay espacio para injusticias.


    Referencia:
    [1] Disponível em http://exame.abril.com.br/mundo/contra-vontade-dos-pais-juiz-britanico-autoriza-morte-de-bebe/,

    sábado, 1 de abril de 2017

    Espiritismo y medicina - Caminos para la terapéutica de los disturbios mentales Jorge Hessen



    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes 
    Madri/Espanha

    Las mujeres en casi toda Inglaterra son agredidas y algunas veces quedan en situaciones muy inhumanas, como en el caso de las mujeres embarazadas que pierden a sus bebes (aborto) ante las violencias practicadas por sus esposos (muchos de ellos obsesados) diagnosticados como estresados pos traumáticos. Una de ellas, la británica Lindsey Roberts, dice haber sufrido cinco abortos tras ser agredida por su marido, el militar Andrew Roberts, que era un obseso y repleto de paranoias de guerra, además de disturbios de ansiedad contraídos en los campos de batalla (Iraque, Afganistán). (1)
    La obsesión es la trágica pandemia de los días actuales. La perturbación espiritual de los soldados oriundos de los campos de batalla no es un problema exclusivo inglés pues en los EUA, en Francia, en Italia es común existir hombres (ex-soldados) obsesados, portadores de demencia y disturbios de ansiedad, contraídos en los campos de guerra, recordando aquí que tales países fomentan, conviven y mantienen la guerra en la Tierra (a través de las industrias bélicas).

    El hecho es que la ciencia de esos países y del mundo no alcanza elucidar suficientemente las razonables causas de los disturbios espirituales, psicológicos y mentales de ex-soldados de guerra. El psiquiatra se mantiene aprisionado a los límites del cerebro, fuente que, como nosotros espíritas sabemos, no es la raíz esencial de las patologías sean espirituales o mentales, más si solamente la exteriorización del efecto de la enfermedad.

    La idea de la existencia de un “ente” extra físico (Espíritu) puede elucidar el origen de muchos enigmas patológicos da psique. En todas las épocas de la historia de las civilizaciones, existirán psicópatas que sufrían influencias nefastas de esos “entes” extra físicos (obsesores y enemigos de guerra), y, en algunos casos, envolviendo personajes que se hicieron celebres por sus actos.

    Nabucodonosor II, rey de los Caldeos, sofrió una licantropía y pastaba en el jardín del palacio, como un animal. Tiberio, envuelto por muchos espíritus cobradores, cometió muchos deslices, con mucha malignidad. Calígula y Gengis-Khan marcaron presencia, en función de sus aberraciones psicóticas. Domício Nero, en función de grandes desequilibrios psíquicos, entre tantos equívocos, mando asesinar a su madre y su esposa, y, después, las reencontraba en desdoblamientos.

    Hasta incluso en el campo de las artes encontramos obsesados por “entes” extra físicos. Dostoiévski sufría de ataques “epilépticos”. Nietzsche preámbulo por los asilos de “alienados”. Van Gogh cortó sus orejas en un momento de “demencia” y, envío de presente para su musa inspiradora, finalizando, posteriormente, la vida, con un tiro. Schumann, notable compositor, se arrojó a un Reno, siendo salvo por los amigos e internado en un hospicio, donde el termino la carrera. Edgar Allan Poe sucumbió arrasado por el alcohol teniendo visiones infernales.

    Naturalmente hay tratamiento para tales problemas. La terapéutica para las tragedias psicopatológicas (obsesivas o no) es esencialmente preventiva. El Espiritismo sugiere la resignación ante las vicisitudes de la vida que podrían causar el agravamiento o la atenuación de la enfermedad. Para que haya más éxito en el tratamiento del proceso obsesivo, el primer paso es que se haga un buen diagnóstico del conjunto de los síntomas.

    A pesar de todos los esfuerzos, algunas veces, es difícil hacer un diagnóstico diferencial específico, considerando que las señales y síntomas son idénticos, tanto en la locura, propiamente dicha, con lesiones cerebrales, como en los procesos obsesivos, donde hay gran perturbación en la transmisión del pensamiento.

    Para el tratamientos de las obsesiones es fundamental que se considere la existencia del psicosoma, contextura sutil que envuelve al cuerpo físico. “Es por su intermedio que el Espíritu encarnado se halla en relación continua con los desencarnados. El periespíritu es el órgano sensitivo del Espíritu, por medio del cual este percibe cosas espirituales que escapan a los sentidos corpóreos.” (2)

    El éxito del tratamiento o hasta mismo “la cura se opera mediante la substitución de una molécula [periespiritual] enferma por una molécula sana. El poder curativo estará, pues, en la razón directa de la pureza de la sustancia inoculada; mas depende, también, de la energía, de la voluntad que, cuanto mayor sea, tanto más abundante emisión fluídica provocará y tanto mayor fuerza de penetración dará al fluido.” (3)

    Urge, una vez más, dejar bien claro que el tratamiento espiritual, ofrecido en la Casa Espírita, no dispensa el tratamiento médico. El pronóstico, de modo general, podrá ser bueno o ruin, considerando todos los factores envueltos, especialmente, el interés del obsesado en profundas transformaciones íntimas y la buena voluntad de la familia en darle toda la asistencia posible bajo todos los aspectos.

    “La Doctrina Espírita, aliada a las Ciencias Médicas, podrá entender no contradiciéndose, más si con las manos dadas, caminando juntas, buscando todos los recursos disponibles en el sentido de ablandar el sufrimiento del enfermo [obsesado]” (4). Caso contrario, “la ciencia nadará en un océano de incertezas, mientras crea que la locura depende, exclusivamente, del cerebro.
    La ciencia precisa distinguir las causas físicas de las causas morales, para poder aplicar a las molestias los medios correlativos”.(5)

     Referencias bibliográficas:

    [1]       Disponível em http://www.bbc.com/portuguese/ geral-39191695    acesso em 30/03/2017
    [2]       KARDEC, Allan. A Gênese, RJ: Ed. Feb, 29ª edição, 1986, cap. XIV
    [3]       KARDEC, Allan. A Gênese, RJ: Ed. Feb, 29ª edição, 1986, cap. XIV
    [4]       KARDEC, Allan. O Evangelho Segundo o Espiritismo, 117ª edição, 1990, Instituto de Difusão Espírita - IDE, 117ª ed., cap. I, item 8
    [5]       MENEZES Adolfo Bezerra de. A Loucura sob um Novo Prisma, 2ª edição, Rio de Janeiro: Ed. FEB, 1987

    quinta-feira, 23 de março de 2017

    Un hombre, una historia resignificando el vínculo solidario (Jorge Hessen)



    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes 
    Madri/Espanha

    Objetivando transmitir un mensaje de “aliento” y “esperanza” a personas en desespero John Edwards, de 61 años, un ex-dependiente de drogas y ex-alcohólico (sobrio hace más de dos décadas) inexplicablemente se voluntario en enterrarse en un ataúd que fue cerrado y enterrado en el terreno de una iglesia de Belfast, en Irlanda del Norte. Obviamente el ataúd fue especialmente adaptado para que Edwards “sobreviviese” por tres días (cuando fue desenterrado) y pudiese transmitir la experiencia vivo por las redes sociales.

    Edwards en el pasado enfrento abuso sexual, vivió en la calle, recibió tratamientos para disturbios mentales y sobrevivió a varias sobredosis y aun “perdió” a más de 20 de sus amigos a causa de abuso de drogas y de alcohol y suicidios. Sobrevivió a dos cánceres y a un trasplante de hígado tras desenvolver hepatitis C por causa de una aguja contaminada.

    Hace casi 30 años, tras pasar por lo que describe como un "increíble encuentro con Dios” , Edwards creo varios centros cristianos de rehabilitación y abrigos para moradores de la calle. Actualmente se dedica a aconsejar y orar con personas en situaciones de abandono y desesperación.  [1]

    En que pese el designio altruista de John Edwards,  es evidente que actuó de forma irracional al permitirse enterrar vivo por tres días, visando gritar el grito de la “esperanza” para las personas en desespero. A rigor, tal manifiesto no tiene sentido lógico bajo cualquier análisis racional.  Entretanto, dejando de lado esa locura (sepultarse vivo), vislumbremos los efectos positivos de la transformación de su vida personal.

    Importa que reconozcamos que los diversos núcleos de rehabilitación y abrigos para moradores de la calle, instituidos por John, son pasaportes pujantes para la auto conquista de la paz espiritual. En eso Edwards acertó de lleno, se sumergió en la esfera de la solidaridad al compartir un sentimiento de identificación con el sufrimiento de ajeno. No apenas reconoció la situación delicada de los moradores de la calle, mas también auxilio a esas personas desamparadas.

    Sabemos que los males que afligen a la Humanidad son el resultado exclusivamente del egoísmo (ausencia de la solidaridad). La eterna preocupación con el propio bienestar es la gran fuente generadora de desatinos y pasiones desequilibradas. La máxima “Fuera de la Caridad no hay Salvación” [2] es la bandera de la Doctrina Espírita en la lucha contra el egoísmo. En ese sentido, la solidaridad es la caridad en acción, la caridad consciente, responsable, actuante, emprendedora.

    Los preceptos espíritas contribuyen para el progreso social, deteriora el materialismo, hace que los hombres comprendan donde está su verdadero interés. El Espiritismo destruye los preconceptos “de sectas, de castas y de razas, ensaña a los hombres la gran solidaridad que debe unirlos como hermanos” [3]. De esta manera, según los Benefactores espirituales, “cuando el hombre practique la ley de Dios, tendrá un orden social fundado en la justicia y en la solidaridad”[4].

    La recomendación de Cristo “que os améis unos a los otros como yo os ame” [5] nos asegura el régimen de la verdadera solidaridad y garantiza la confianza y el entendimiento recíproco entre los hombres. La solidaridad en la vida social es como el aire para el avión.

    Es imprescindible darnos, a través del sudor de la colaboración y del esfuerzo espontáneo en la solidaridad, para atender, substancialmente, nuestras obligaciones primarias, frente a Cristo. [6]

    Ante las responsabilidades resultantes de la consciencia doctrinaria, que nos impone superar la temática de vulgaridad e inmediatismo ante el comportamiento humano, en larga mayoría, la máxima de la solidaridad se presenta como camino bendecido de una acción espírita consciente, capaz de esclarecer y edificar en los corazones, con la fuerza irresistible del ejemplo.

     Referências bibliográficas:

    [1]       Disponível em http://www.bbc.com/portuguese/ curiosidades-39191185  acesso em 21-03-2017

    [2]       Kardec, Allan. O Evangelho Segundo o Espiritismo, Rio de Janeiro: Ed. FEB, 2001, Cap. XV

    [3]       Kardec, Allan. O Livro dos Espíritos, Rio de Janeiro: Ed. FEB, 2000, pergunta 799

    [4]       Idem  

    [5]       Jo 15.12

    [6]       Xavier, Francisco Cândido.  “Fonte Viva” ditada pelo Espírito Emmanuel, Rio de Janeiro: Ed. FEB, 1992