MENU

  • LEITORES
  • segunda-feira, 12 de junho de 2017

    ¿Los tatuajes ESTIGMATIZAM el ALMA? Jorge Hessen



    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes 
    Madri/Espanh
    Una lectora me narró lo siguiente: "mi novio tiene tatuados diseños exóticos, como la" calavera "," Capitán Gancho "" muerte "," dioses de la mitología nórdica "y" símbolos de bandas Death Metal”. Sé que tales emblemas lo representan, pues él venera esas cosas. Creo que son de mal gusto, extraños y algo "patológicos". Sin embargo es la opción de él. La elección de él sólo se refiere a él. ¿Usted está de acuerdo conmigo?

    Explicamos a nuestra lectora que ante las reglas morales del Espiritismo no hay dispositivos para "damnaciones infernales". Ciertamente, por el tatuaje la persona puede estar pronunciando algo de sí misma. Sin embargo, a pesar de eso, paradójicamente, no creemos que los tatuajes retraten totalmente la índole y el carácter de alguien. Sin embargo, a pesar de conocer algunos modelos de tatuajes, con pretextos asombrosos que pueden ser clasificados (sin excomuniones) como censurables e inadecuados para el cristiano.

    En el mismo tema, otro lector nos preguntó: ¿El tatuaje es una forma de arte en el cuerpo? ¿Si es un arte debe ser condenado? Tengo un tatuaje en el brazo de una hermosa mariposa. Me representa completamente. La mariposa es considerada el símbolo de la transformación, de la felicidad, de la belleza, de la inconstancia, de la efemeridad de la naturaleza y de la renovación. No puedo creer que algo tan expresivo para mí, pueda ser pernicioso en mi vida en el más allá de la tumba. ¿Qué opinas?

    Explicamos que no identificamos argumentos de carácter rigurosamente útil el uso de cualquier tatuaje, especialmente si la lesión impuesta al propio cuerpo es por idolatría, vanidad y egocentrismo. Sin embargo, el uso de tatuajes no ahoga las cualidades morales. Porque nadie puede penetrar en la intimidad de la conciencia de alguien y saber lo que allí ocurre. Otro lector escribió: "mi cuerpo físico ya es un arte, frente a eso no osaría mancharle! Y voy más adelante, ¿quién tendría audacia de garabatear sobre las pantallas originales de un Vicente van Gogh, de Miguel Ángel, de Leonardo da Vinci o de Pablo Picasso? Ahora, mi hermano me contradice, argumentando que si el cuerpo es un templo, ¿por qué no decorar las paredes? Cada caso es un caso y no se puede decir que un tatuaje es un garabato en una obra de arte, el cuerpo es una obra de arte que se nos da como regalo, sí, y no es un tatuaje lo que le quitará ese aspecto de obra de arte”. Me aclara ahí, Jorge Hessen.

    Aquí específicamente respondí que por los dictámenes del libre albedrío cada uno responderá por sí mismo. Pero, recordemos que incluso con toda tecnología actual, un tatuaje no es espontáneamente removible. No hay como desconocer que el cuerpo es el templo del Espíritu y no nos pertenece, por lo tanto, es importante preservarlo contra ofensivas que puedan truncar su composición natural.

    Es difícil saber si habrá o no mutilación periespiritual a causa de los tatuajes. Aunque se sabe que el periespíritu es dañado por las anomalías de carácter, desequilibrios emocionales, vicios físicos y mentales, rencores, pesimismos, ambición, vanidad desmesurada, lujuria, pero no todos los tatuados se encuadran en esas desviaciones morales.

    ¡Es verdad! Que se golpea el periespíritu cada vez que se perjudica al semejante a través de la maledicencia, la agresividad, la aventura extraconyugal, la violencia de todos los niveles, la deslealtad. De este modo, analizado por ese ángulo, los tatuajes afectan nada o casi nada al periespíritu.

    Los tatuajes que algunos individuos elaboran como forma de demostrar cariño a ejemplo de alguien que graba el nombre del padre o de la madre en el cuerpo de modo discreto no tienen, creemos, los mismos efectos que ocurrir con aquellos que se tatúan de modo resoluto, movidos por deseos más abrumados.

    André Luiz registra que "los desencarnados pueden, desde el punto de vista fluídico, moldear mentalmente y de manera automática, en el mundo de los Espíritus, ropas y objetos de uso y gusto personal". (1) Como se observa, es posible, aunque lamentan que un ser más allá de la tumba sigue condicionado a vicios, modas y tantas otras cosas inútiles de la sociedad terrena.

    Ante estas cuestiones propuestas, evocamos la lógica espírita que nos invita al autoconocimiento, a la etapa del auto perfeccionamiento bajo el patrocinio de la libertad responsable. Los Benefactores espirituales recomiendan el sentido común, la autoconfianza, la altivez, el equilibrio y la búsqueda incesante de Dios, que nos proporciona alegría y paz al corazón y a la conciencia, sin las penurias de buscar alientos en las figuras y emblemas incrustados en la epidermis.

    Referencia bibliográfica:

    [1] Xavier, Francisco Cândido. Nosso Lar, dictado pelo Espírito André Luiz, Rio de Janeiro: Ed. FEB, 1955

    quinta-feira, 1 de junho de 2017

    ¿Qué es el “fuego fatuo” y “doble etérico”? Jorge Hessen


    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes 
    Madri/Espanha

    Un amigo me preguntó que era el “fuego fatuo” y “el doble etérico”. Le respondí que una de las opiniones que se defiende sobre el “fuego fatuo”, se dirige hacia la emanación "ectoplásmica" de un cadáver que, por la noche o en la oscuridad, es visible, por la luminosidad provocada con la quema de un fosforo “ectoplásmicos” en presencia  del oxígeno atmosférico. Esa tesis intenta demostrar que un “cadáver” de un animal puede liberar “ectoplasma”-

    Otra explicación encontramos en el diccionario laico, definiendo el “fuego fatuo” como una fosforescencia producida por emanaciones de gases de los cadáveres en putrefacción [1], o una llamarada tenue y fugitiva producida por la combustión espontánea del metano y  de otros gases inflamables  que se desprende  de los pantanos y de los lugares donde se encuentran materia de los animales en descomposición.  O, aun, la inflamación espontanea del gas de los pantanos (fosfina), resultante de la descomposición de seres vivos: plantas y animales típicos del ambiente. 

    Bajo el enfoque espírita, Allan Kardec hizo breve referencia al termino conforme inserto en el cap. VI, de El Libro de los Médiums, cuestión 29, al indagar: ¿“Que se debe pensar de la creencia que atribuye a los “fuegos-fatuos” a la presencia de almas o Espíritus?” Los espíritus respondieron: "Superstición producida por la ignorancia. Bien conocida es la causa física de los “fuegos-fatuos”. [2]

    Sobre el tema “doble etérico” explicamos ser muy intricado.  El termino no está presente en la Codificación, sin embargo existen asociaciones teóricas subjetivas, algunas veces polémicas, contenidas  en las obras “complementarias” para explicarlo. El hecho es que no encontramos la nomenclatura, digamos, “clásica” en el Espiritismo, esto es, no es definido por Kardec, aunque superficialmente el tema es mencionado (una única vez) en El Libro de los Médiums. [3] A rigor, la palabra y sus conceptos dimanan especialmente de los burgos místicos del esoterismo, apiñada de creencia orientalista , mística y espiritualista, por tanto no siendo objeto del estudio de Kardec o de los Espíritus en las Obras básicas.

    Partiendo del principio definido por el diccionario esotérico somos informados que todo cuerpo físico está cercado por un involucro de materia etérica, siendo una reproducción perfecta del cuerpo físico. El ultrapasa la epidermis cerca de cinco centímetros. No es un vehículo independiente, deshaciéndose tras la muerte física. Su gran importancia es recibir y distribuir las fuerzas vitales provenientes del sol y de la tierra. Es en el que están localizados los llamados “chacras”. [4]

    Kardec inquirió a los Espíritus se el alma es externa y envuelve el cuerpo. Los Benefactores explicaron que las almas (los encarnados)  irradiamos y nos manifestamos en el exterior (del cuerpo físico), como la luz a través de una lámpara o como el sonido alrededor de un centro sonoro. Es por eso que se puede decir que ella (el alma) es externa, mas no como una película del cuerpo. El alma tiene dos envoltorios: uno, sutil y leve, el primero que llamas periespíritu; el otro, grosero, material y pesado, que es el cuerpo biológico. [5]

    Se divulga que el “doble etérico”, o, para algunos, la “bioenergía”, es el contingente de energía vital (“neuropsíquico”), resultado de la acción del cuerpo espiritual (periespíritu) sobre los elementos físicos, canalizados para la consolidación del cuerpo físico como, también, aglutinados en una otra estructura que va a servir de verdadero reservatorio de vitalidad, necesario, durante la vida física, para la reposición de energías gastadas o perdidas. [6]

    André Luiz distingue el periespíritu - al que llama también de “cuerpo astral”, “cuerpo espiritual” y “psicosoma” - del “doble etérico”, cuya naturaleza, afirma como siendo de "un conjunto de efluvios vitales que aseguran el equilibrio entre el alma y el cuerpo biológico" (...), "formado por emanaciones neuropsíquico que pertenecen al campo fisiológico y que, por eso mismo, no consiguen mayor apartamiento de la organización terrestre, destinándose a la desintegración, tanto como ocurre al cuerpo físico por ocasión de la muerte renovadora".[7]

    En la desencarnación el “doble etérico” (o “cuerpo vital”) puede quedar adjunto al cuerpo físico o pairar en el ambiente, por un período corto o largo en consonancia con la evolución del desencarnado, hasta el desligamiento definitivo, cuando sobreviene su desintegración. Esto porque, siendo un campo de energía de predominancia física, podrá servir de sustentación a espíritus vampirizadores. En los seres evolucionados, el “doble etérico” es casi que inmediatamente desintegrado.

    André Luiz, por tanto, confirma que todos los seres vivos se revisten de un halo magnético que corresponde a la naturaleza y que en el hombre esa proyección es modificada y enriquecida por los factores del pensamiento continuo, constituyendo el “aura” humana, el “cuerpo vital” o "doble etérico". Por el exteriorizamos el reflejo de nosotros mismos, de acuerdo con lo que pensamos y hacemos. [8]

    ¿Sinceramente? No identificamos problemas conceptuales en las consideraciones de André Luiz. No obstante, ocurrieron clamores que divergen del autor de “Nuestro Hogar”, a propósito del empleo de las terminologías “aura” y “cuerpo vital”. Aseguran tales divergentes que la palabra y los conceptos están propuestos sin un mayor criterio doctrinario, pues en las obras básicas y en la Revista Espírita, Kardec no usó tales palabras. Recordemos, sin embargo, que el Codificador usó la expresión “atmosfera fluídica” o “atmosfera individual” para definir el mismo fenómeno aquí analizado.

    En algunas escuelas espiritualistas, el “cuerpo vital” (empleado por André Luiz) es constituido por átomos de materia sutil (etérea), siendo denominado como tal por ser la fuente de las fuerzas nerviosas electro vitales, y, por tanto, el constructor y restaurador de las formas densas, inter penetrando todo el cuerpo físico.  Todavía, en la época de Kardec no se empleaba con frecuencia el término “doble etérico” o “cuerpo vital”, mas al registrar Kardec que el periespíritu es compuesto de materia sutil, de materia nerviosa, de materia inerte, evidentemente estaba refiriéndose al periespíritu como un cuerpo complejo, y no de naturaleza compacta.

    Leopoldo Cirne, un espírita estudioso de Kardec,    concluía, de las experiencias de materialización, la existencia de un cuerpo invisible no encarnado, de semejante al periespíritu, que podría subsistir por algún tiemplo tras a muerte física, mas no permanecería definitivamente ligado al Espíritu desencarnado, al que denominó de “cuerpo etéreo”, “doble astral”, “cuerpo astral”, responsable por la posibilidad de materialización de los Espíritus. [9] Enseguida, en su obra (póstuma) El Hombre Colaborador de Dios, Cirne mantuvo su punto de vista sobre la existencia de un cuerpo no-físico además del periespíritu, no  designando más de doble (cuerpo) astral, más si apenas de “cuerpo etéreo”, inseparable del cuerpo físico durante la vida. [10]

    Sabemos que el tema es sensible, difícil, problemático y no especificado aun, más hago mías las palabras de Kardec,   mencionando que el estudio de un tema que nos lanza a un orden de cosas abstractas solo puede ser hecho con inteligencia, imparcialidad y utilidad por pesquisidores serios, perseverantes, libres de prevenciones y animados de firme y sincera voluntad de llegar a un resultado. No sabemos cómo dar esos calificativos a los que juzgan “a priori”, inconsideradamente, sin todo haber visto; que no imprimen en sus estudios l continuidad, la regularidad y el recogimiento indispensables.  [11]


    Referencias bibliográficas:
    [1] Disponível em  https://www.priberam.pt/dlpo/fogo-f%C3%A1tuo acessado em 25-05-2017
    [2] KARDEC , Allan. O livro dos Médiuns, cap VI, questão 29, RJ: Ed FEB, 1990
    [3] Idem questão 4 do item 128 do capítulo VIII 
    [4] Disponível em https://dicionarioesoterico.wordpress.com/ acessado em 24-05-2017
    [5] KARDEC , Allan. O livro dos Espíritos, RJ: Ed FEB, 1990 questão. 141
    [6] ZIMMERMANN Zalmino. PERISPÍRITO, SP: Editora: Centro Espírita Allan Kardec, 2002
    [7] XAVIER, Francisco Cândido. Evolução em Dois Mundos, RJ: Ed. FEB  1958, 13a ed.
    [8] Idem
    [9] CIRNE, Leopoldo. Doutrina e Prática do Espiritismo, 1 edição, RJ:  Editora: Typ . do Jornal do Commercio, 1920
    [10] CIRNE, Leopoldo. O Homem Colaborador de Deus, SP: Ed Mundo Maior, 1949
    [11] KARDEC , Allan. O livro dos Espíritos, item VIII da introdução, RJ: Ed FEB, 1990

    Coherencia de la Ley Divina ante la reencarnación Jorge Hessen

    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes 
    Madri/Espanha


    Como toda criatura, Virsayia Borum, de siete años, es bastante activa – en sus propias palabras, adora “bailar, saltar y volar. Más ella ha de tener cucho más cuidado, pues nació con la patología de Pentalogia de Cantrell. Una enfermedad, que afecta apenas a cinco de cada millón de personas, y que hace que los órganos vitales se desenvuelvan fuera de sus cavidades. En el caso de Virsayia su corazón no se desarrolló dentro de la cavidad, más si debajo de la piel del tórax y sus intestinos se desarrollaron fuera del abdomen. [1]

    Ya hicimos historia sobre Bethany Jordán, una chavala de la ciudad inglesa de Stourbridge, que sufre del Síndrome de Ivemark, un síndrome patológico de etología desconocida, caracterizada por problemas cardiovasculares. [2] ¡Jordan también nació con algunos de sus órganos invertidos, eso mismo! El hígado, el intestino y el bazo estaban posicionados de tras hacia delante. El fenómeno fue descubierto en exámenes de ultra sonido mientras ella aun estaba en el útero de su madre. 

    Bajo el enfoque espirita aprendemos que en los Estatutos de Dios no hay espacio para injusticias.  De esta forma, creemos que Virsayia y Bethany se suicidaron en vidas pasadas. En verdad, conforme el tipo de suicidio emprendido (voluntario o involuntario), brotan en la estructura de ser las desarmonías psíquicas y fisiológicas reflejadas, que se manifiestan en las diversas aberraciones congénitas, inclusive la Patología de Cantrell y la del Síndrome de Ivemark, que se tornan terapéutica providencial en la cura del alma. 

    Ante de renacer, examinando nuestras propias necesidades de perfeccionamiento moral, muchas veces, rogamos la limitación psicomotora en la nueva experiencia física, para que esa condición nos induzca a la elevación de sentimientos. Solicitamos o nos es sugerida  o infligida (por los Benefactores) la enfermedad de larga duración, capaz de poder educar los impulsos; esa o aquella lesión física que nos faculte la disciplina; determinada mutilación que nos inhiba el  arrastramiento a la agresividad exagerada; el complejo psicológico que nos remueva las ideas, etc. Es la lógica de la justicia de la Reencarnación, la que nos remete a analizar las patologías congénitas por el Principio de Causa y Efecto. 

    Nuestro estado moral es el que determinará los renacimientos con anomalías congénitas o no. Chico Xavier cuenta lo siguiente: “Muchas veces, hemos encontrado hermanos nuestros suicidas, que dispararon un tiro contra el corazón, y que vuelven con la cardiopatía congénita o con determinados fenómenos que la medicina clasifica dentro de la llamada Tetralogía de Fallow; nosotros vemos compañeros que quisieron morir por el ahorcamiento y que vuelven con la Paraplejia Infantil; nosotros vemos muchos de aquellos que preferirán el veneno y que vuelven con malas formaciones congénitas; otras personas que violaron el propio vientre y que vuelven, también, con las mismas tendencias y que, algunas veces, acaban desencarnando con el llamado infarto mesentérico. 

    Cuenta aun el médium de Uberaba, que vemos, por ejemplo, aquellos que prefirieron morir por el ahogamiento, en un acto de rebeldía contra las leyes de Dios y que vuelven con el llamado enfisema pulmonar. Vemos, aun, aquellos que dispararon tiros contra el propio cráneo y vuelven con fenómenos dolorosos, como, por ejemplo, la idiotez, cuando el proyectil alcanza la hipófisis; todas esas consecuencias, porque estamos en nuestro cuerpo físico, más subordinados a nuestro cuerpo periespiritual. Entonces, principalmente los fenómenos provenientes del suicidio, por tiro en el cráneo, son muy dolorosos, porque vemos la sordez, la ceguera, la mudez, y vemos ese sufrimiento en niños también, lo que nos parece incompatibles con la misericordia de Dios, porque nosotros sabemos que Dios no quiere el dolor.” [3]

    Somos herederos de nuestras acciones pasadas, tanto buenas como males. El “compromiso moral” o “Cuenta del destino creada por nosotros mismos” está impreso en el cuerpo espiritual. Esos registros fluyen para el cuerpo físico y culminan por determinar el equilibrio o el desequilibrio de los campos vitales y físicos. Es cierto que junto a semejantes cuadros de pruebas regenerativas “funciona la ciencia médica por misionera de redención, consiguiendo ayudar y mejorar a los enfermos de conformidad con los créditos morales que consiguieron o según el merecimiento de que dispongan”. [4]



    Referencias bibliográficas:

    [1]           Disponible no vídeo http://www.bbc.com/portuguese/geral-39185557  acessado em 31 de maio de 2017

    [2]           A Síndrome de Ivemark consiste de más formações de diferentes órgãos, e a expectativa de vida depende de como cada órgão, principalmente o coração, é afetado.

    [3]           XAVIER, Francisco Cândido. Pinga Fogo, São Paulo: Ed. Edicel, 1975

    [4]           XAVIER, Francisco Cândido. Religião dos Espíritos, Cap 48 , ditado pelo espirito Emmanuel, RJ: Ed FEB, 1999

    quarta-feira, 24 de maio de 2017

    El dinero ante las pesquisas científicas Jorge Hessen

    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes 
    Madri/Espanha


    El Espíritu: Becerra de Meneses afirma que el dinero en la sociedad, a pesar de no ser luz, sustenta la lámpara, que a pesar de no ser la paz, es un instrumento que facilita su abstención, que a pesar de no ser calor, viabiliza el agasajo; que a pesar de no tener el poder de la fe, alimenta la esperanza; que a pesar de no ser amor, es capaz de erguirse como valioso ingrediente en la protección afectiva; que a pesar de no ser el ladrillo de la construcción, asegura las actividades que garantizan el progreso; que a pesar de no ser cultura, apoya el libro; que a pesar de no ser visión, ampara el encuentro de instrumento que amplían la capacidad de los ojos; que a pesar de no ser la base de la cura, favorece la adquisición del remedio [1] y, obviamente, incentiva las pesquisas para la formulación de los medicamentos. Pensando sobre esas reflexiones nos vino a la mente el caso de Henrietta Lacks, una mujer que desencarnó con cáncer hace 60 años, sin embargo las células (“inmortales”) retiradas de su cuerpo han salvado vidas humanas hasta hoy.

    Veamos como sucedió el hecho. Todo comenzó en el año 1951, con la llegada de Henrietta a un hospital en los Estados Unidos. Tal hecho marcó el inicio de un gran avance para la biotecnología. Las células de su cuerpo revolucionarían la ciencia médica. Lacks tuvo cáncer en el cuello del útero poco antes de desencarnar, y un médico retiró un pedazo de tejido para una biopsia y percibió que eran células distintas de las demás ya analizadas por el. Desde entonces, las células extraídas del cuerpo de Henrietta vienen creciendo y multiplicándose. 

    Invirtiéndose gran suma de dinero se produjo billones de ellas (células) en laboratorios de pesquisa, siendo aprovechadas por científicos, que las bautizaran de línea celular HeLa, una referencia al nombre de Henrietta. Hay muchas situaciones en las que el científico precisa estudiar tejidos o patógenos en el laboratorio. El ejemplo clásico es la vacuna contra la poliomielitis. Para desenvolverla, era necesario que el virus creciese en células de laboratorio, y, para eso, eran necesarias células humanas y evidentemente mucha inversión financiera. Las células HeLa acabaron siendo perfectas para ese experimento, y las vacunas salvaron a millones de personas, haciendo que esa línea celular fuese mundialmente conocida.

    Ellas (células) no solamente permitieron el desenvolvimiento de una vacuna contra la poliomielitis e innumerables tratamientos médicos, además fueron llevadas en las primeras misiones espaciales y ayudaron a científicos a prever lo que acontecería con el tejido humano en situaciones de gravedad cero. Además de eso, los militares de los EUA colocaban grandes garrafas con células HeLa en lugares en que eran realizados experimentos atómicos.

    No entraremos en el mérito do abuso mercantilista , comprensiblemente resultante de las carísimas pesquisas con las células en epígrafe que, se diga de pasada, fueron las primeras a ser compradas, vendidas, embaladas y enviadas para millones de laboratorios en todo el mundo - algunos de ellos dedicados a experiencias con cosméticos, para evaluar los eventuales efectos colaterales indeseados de los productos. En las dinámicas de las paradojos humanos, reconocemos que además de la contribución científica, se generó billones de dólares en productos probados con las células HeLa.

    Al inicio de este texto discurrimos con Becerra sobre la importancia del dinero, sin embargo reconocemos que la ganancia aun reina entre nosotros, enormemente en el universo científico. Sin embargo lo que importa en el tema es que las células (“inmortales”) retiradas del cuerpo de Henrietta Lacks han sido la base de decenas de millares de estudios médicos en todo el mundo y en diversas ramas de la ciencia biológica para la mejora de vida del hombre. Por tanto, han sido un elemento crucial para el desenvolvimiento científico en busca de la salud humana.

    En el caso de los niños, el dinero asociado a la conciencia tranquila es alabanza del trabajo, fuente de la beneficencia, apoyo en la educación y aliciente de la alegría, es una bendición del Cielo que, de forma inmediata, no siempre consigue la felicidad, mas siempre hace falta. [2] Principalmente en las pesquisas científicas que agencian terapéuticas y hasta la cura de diferentes enfermedades, a ejemplo del cáncer , que hace pocas décadas era devastador para nuestra supervivencia.

    Referencia bibliográfica:

    [1] XAVIER, Francisco Cândido. “Caridad”, Cap. 36 “Dinero”, SP: Ed. IDE, 1997

    [2] Ídem

    segunda-feira, 1 de maio de 2017

    ¿“MEDIUMNIDAD” PÚBLICA O PRIVADA? Jorge Hessen

    Traducido por: Mercedes Cruz Reyes 
    Madri/Espanha
    Un lector levanta un tema conveniente para elucidarnos. Describe que frecuenta varias casas con reuniones mediúmnicas “abiertas” (públicas). Cree ser el modo correcto. Sin embargo con el pasar de los años ha conocido otras casas con las reuniones mediúmnicas “cerradas” (privadas).
    Tras de leer mucho y observar, analizar, tomar opiniones, sobretodo, las que escribimos para el Movimiento Espírita Brasileño, resolvió hacer la siguiente afirmativa: la cantidad de personas que pasan a frecuentar las casas espíritas después de asistir a comunicaciones del más allá “abiertas” al público es más expresiva.

    Obviamente, bajo el imperio de la racionalidad espírita, no podemos concordar con la afirmativa de ese lector. Aunque reconocemos que ocurren montones de invitaciones a las personas recién llegadas al centro para asistir y/o frecuentar las reuniones mediúmnicas, lo que representa una extraordinaria liviandad. Además es transformar el grupo mediúmnico en una extraña sala de espectáculos de picadero espiritual.

    Las sesiones mediúmnicas deben merecer de los dirigentes espíritas una mayor atención. No se comprende, pues, que una sesión mediúmnica sea ella abierta a personas con poca formación teórica del Espiritismo, o a curiosos o a neófitos, contrariando las orientaciones de los Benefactores. Allan Kardec abordó el tema cuando respondió a los lectores que le proponían abrir al público las sesiones de la Sociedad Parisiense de Estudios Espíritas, medida con la cual no concordaba en absoluto. [1]

    Kardec sugiere aun grupos pequeños cara a las potencias mentales heterogéneas que hay en los grupos. Una reunión mediúmnica “abierta al público” es una consideración dispensable, porque tiene acceso a personas cargadas de deseos diversificados, que perturbaran, invariablemente, el ejercicio espontáneo de la mediumnidad.

    Los Instructores del allá afianzan  que una reunión mediúmnica es un grave trabajo, que se desenvuelve en la estructura periespiríticos, y si el equipo es inhábil, es comprensible que muchos embarazos psíquicos sucedan por negligencia de la misma. Cara a eso el intercambio con el más allá  no debe ser abierto al público, porque, conforme proferimos antes,  transformaría en una arena circense con  características especulativas, exhibicionista, destituida de intención elevado, costumbres tales que hieren mortalmente los postulados reveladores de la Doctrina Espírita.

    Aun mismo en las reuniones mediúmnicas privadas se debe mantener un número ideal de miembros, no excedente a 20 personas, para que se eviten esas perturbaciones naturales en los agrupamientos masivos. Es obvio que cualquier argumento utilizado para defender las reuniones mediúmnicas "cerradas al público", no eximen a los grupos "cerrados" de las influencias, pensamientos, desequilibrios y desarmonías. Con todo eso es dificultad moral del grupo y no de la especificidad privativa de la misma.  

    No podemos y ni debemos olvidar lo que el Espíritu de Verdad nos recomienda; "Espiritas, amaos unos a los otros, es la primera enseñanza, instruíos es la segunda".[2] Esta alerta nos consciencia del tamaño de la responsabilidad que nos pesa sobre los hombros. Grupos mediúmnicos serios hacen reuniones periódicas de evaluación de las actividades y así todos los integrantes del equipo puedan afinarse y conversar, eliminando algún conflicto doctrinarios que pueda haber entre sí.

    Además, para que no se abra espacio para la teatralización de “psicofonías” (casi siempre anímicas – “tipo Becerra/Divaldo”) y “psicografias” en público, recordemos que no hay médiums especiales y nadie es mejor que nadie, debiendo todos estar abiertos al aprendizaje permanente y su debido perfeccionamiento. Dicen que Divaldo recibe a Becerra en público y Chico psicografiaba en público. ¿Si, es verdad, más será que tenemos nuevos Chicos y Divaldo - exceptos los imitadores?

    ¡Ah! Para concluir nuestros esclarecimientos recomendamos que si algún compañero quisiera frecuentar una reunión mediúmnica para oír y aprender (ao vivo) los desconfiados “mensajes del más allá”, trate de estudiar las Obras codificadas por Allan Kardec.


    Referências bibliográficas:

    [1]       KARDEC. Allan. Revista Espírita,  maio 1861, pág. 140, Brasília: Ed Edicel, 2002.

    [2]       KARDEC. Allan O Evangelho Segundo o Espiritismo, Cap. VI, item 5, RJ: Ed. FEB, 2002